Nacional
¿Quien fue Mario Gabaldón?
Nacional

Mario Gabaldón López, arquitecto, dedicó su vida a la gestión de los Parques Nacionales de Venezuela. Su tésis de pregrado fue el Plan Maestro del Parque Nacional Henri Pittier, y desde ese instante lo capturó la fascinación y la pasión por la misión y filosofía de los parques nacionales. Desde principios de los años 1970 hizo carrera en el Servicio de PN de Venezuela, bajo el Ministerio de Agricultura y Cría, luego desde el Ministerio del Ambiente y finalmente desde el Instituto Nacional de Parques. Se inició como pasante y culminó como Director General de Parques Nacionales. Fue alumno y discípulo del ingeniero José Rafael García, fundador del Servicio y quien fue su director por 30 años. Dentro de un marco de continuidad administrativa admirable Mario fue arquitecto de la creación de 35 parques nacionales y 18 monumentos naturales, algunos de los cuales fueron en su momento las áreas protegidas terrestre más grandes del mundo y de la Guayana-Amazonía (PN Serranía La Neblina, PN Parima Tapirapecó), de una de las primeras areas protegidas marinas del mundo (PN Archipiélago de Los Roques), o una de las primeras redes de áreas protegidas interconectadas (para entonces novedosa idea) de América, como lo fueron las numerosas áreas decretadas en la Cordillera de La Costa y Los Andes de Venezuela. Además fue pionero en el diseño y ejecución de procesos de consulta pública, empoderamiento de las comunidades locales y planificación participativa que condujeron al ordenamiento y reglamentación de más de 25 áreas del Sistema de Parques Nacionales. Siempre consciente del valor esencial de lo cultural y patrimonial dentro de las Areas Protegidas, y fuera de ellas, dejó impronta en su puesta en valor, diseñando políticas que hasta hoy han dado la pauta para la armonización de las pobladores locales e indígenas dentro de las áreas del Sistema. Promocionó el rescate y valoración del patrimonio material histórico, arqueológico, paleontológico, del patrimonio inmaterial, en épocas en las que poco se hablaba de ello. El reconocimiento por UNESCO del PN Canaima como Sitio de Patrimonio Mundial Natural fue sin duda resultado de su empuje y apoyo. Sin embargo, tambien en el lado de la gestión de los recursos naturales dejó un legado, habiendo luchado y logrado la regulación de actividades pesqueras, el establecimiento de planes de manejo, la priorización del uso por parte de pobladores locales, todas ellas prácticas y políticas absolutamente novedosas para su tiempo. La restauración del patrimonio natural tambien fue su legado. El caso del rescate y recuperación de un área marino-costera muy degradada por la actividad turística incontrolada como fue el caso del PN Morrocoy es aún hoy motivo de asombro y estudio, y sin duda uno de los casos más exitosos conocidos en nuestro hemisferio. Repitió el logro con el rescate del PN Mochima tambien marino-costero. El turismo racional, en armonización con la Naturaleza, fue su paradigma, y numerosos casos exitosos promovidos y auspiciados por él así lo demuestran. El buceo recreacional practicado en forma ecologicamente responsable fue una de sus pasiones, así como la investigación científica orientada al apoyo en la gestión del Sistema, su valoración y su ejercicio responsable. Innumerables expediciones científicas, particularmente hacia los tepuyes del Escudo Guayanés fueron por él orientadas y auspiciadas. Sus logros fueron excepcionales y sin lugar a dudas le hicieron merecedor del Packard International Park Merit Awards. Siendo director de Parques Nacionales bregó y logró para su país Venezuela, la sede del IV Congreso Mundial de Parques en 1992, única oportunidad en que este gran evento se ha realizado en Iberoamérica.

Culminada su etapa en el Servicio continuó colocando altos estándares ahora desde su actividad académica en la Universidad Central de Venezuela, a través de los programas de postgrado en arquitectura paisajista y acondicionamiento ambiental, desde donde contribuyó con la formación de muchos especialistas. El mismo culminó sus estudios de doctorado en esta nueva etapa de su vida. Tomó las riendas del Jardín Botánico de Caracas y fue su director y presidente, acometiendo una intensa labor de restauración de sus instalaciones, paisajismo y programas de educación e interpertación del patrimonio, siendo además éste jardin botánico parte integral de la Ciudad Universitaria de Caracas, Sitio de Patrimonio Mundial Cultural (UNESCO). Al momento de su muerte Mario era presidente de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, la ONG más antígua del país, fundada por ilustres científicos de renombre mundial, entre ellos Henri Pittier, quien fue el promotor del primer Parque Nacional de Venezuela en 1937.
E. Yerena
http://prof.usb.ve/eyerena/
https://usb.academia.edu/EYerena
skype: eayerena
Punto Focal para Venezuela de la Comisión Mundial de Areas Protegidas (WCPA)-UICN.