Nacional
Resolución de la Internacional Socialista sobre Venezuela Democracia y Diálogo
Nacional

La Internacional Socialista expresa profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social e institucional venezolana y deplora que el gobierno del presidente Maduro promueva el conflicto de poderes, utilizando para ello, el Tribunal Supremo de Justicia contra las decisiones autónomas del Poder Legislativo, emitiendo sentencias que claramente vulneran las decisiones de esta instancia legislativa, violando así el espíritu de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y compromete los valores democráticos sustentados en el respeto mutuo, equilibrio y autonomía de los poderes del Estado.

Especial referencia quiere hacer la Internacional Socialista sobre la liberación de los presos políticos personalizados en Leopoldo López, Manuel Rosales y Antonio Ledezma, así como de los estudiantes que se encuentran privados de libertad sin que se les realice juicio alguno. La violación flagrante del debido proceso es parte de las correcciones que deben hacer las instancias judiciales y el propio gobierno que debe cesar la criminalización de la protesta cívica, pacífica y democrática.

Así como la reprensión de los cuerpos de seguridad del Estado. La Internacional Socialista se solidariza con la declaratoria del Consejo Permanente de la OEA, el primero de junio pasado, en la cual expresa su respaldo a la iniciativa de los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá, para iniciar un diálogo real y efectivo entre el Gobierno y la Oposición venezolana, representada en la Mesa de la Unidad Democrática, y sectores sociales con el fin de encontrar caminos ciertos para favorecer la estabilidad política democrática, el desarrollo social y la recuperación económica de la República Bolivariana de Venezuela, en el marco de la Constitución .

Igualmente, la Internacional Socialista hace un llamado para la realización, este año, del Referéndum Revocatorio Presidencial y, al mismo tiempo para que se logren, las soluciones inmediatas de los graves problemas de desabastecimiento de alimentos y medicinas que sufre el pueblo venezolano, y se abra un camino para despejar la grave conflictividad política y social, que, de no resolverse a tiempo, podría desembocar en consecuencias impredecibles para el país y para la región en su conjunto. Por ello la Internacional Socialista hace votos para que Las partes en conflicto transiten el camino electoral, civil y democrático, en el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Ginebra, 1 de julio de 2016