Nacional
Retórica obstaculizará la cohabitación pacífica en Venezuela
Nacional

Si por retórica fuera, la cohabitación política en la Venezuela de 2016 se avecina como imposible, o al menos muy amenazada.

Las últimas horas de 2015 confirmaron tal imagen con advertencias como “aquí el que se rinda un ‘pepazo’ (disparo) en la cabeza y por detrás ¡pum!” y “Señor @NicolasMaduro, ¿quiere crisis? Piénselo bien. No tiene ni la fuerza del pueblo ni la comunidad internacional ni los reales para ello”.

Lo primero tuvo como protagonista a un músico identificado como Alberto, a quien Nicolás Maduro debió recordarle que estaba en vivo en el programa Contacto con Maduro, entre risas nerviosas. Incluso, le dijo “no seas loco, vale”.

Lo segundo, advertencias en Twitter del diputado opositor Freddy Guevara luego de que el Tribunal Supremo de Justicia ordenó suspender la proclamación de cuatro diputados electos en las legislativas del 6 de diciembre: tres opositores y un chavista.

En principio, los comicios dejaron a la oposición con 112 diputados y con 55 al chavismo, lo que ahora se redujo a 109 y 54 con el fallo judicial.

La oposición no ha ocultado que hará uso efectivo de su mayoría de dos tercios, suficiente para remover jueces, ministros y funcionarios de los otros poderes del Estado. Ello sin descartar al mismo Maduro.

Antes de que comience el segundo semestre de 2016, se definirá cómo sacar del poder a Maduro sin esperar el fin de su mandato en 2019, según confirmó esta semana el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup.

El asunto forma parte, confirmó Ramos Allup, de acuerdos suscritos y ratificados por la MUD. “Se mantienen vigentes e incólumes y vamos a honrarlos”, expresó el político opositor.

Precisó que se trata de procurar dentro del lapso de seis meses subsiguientes a la toma de posesión de la nuevav Asamblea Nacional una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral para el cambio del gobierno.

Al parecer, Ramos Allup aspira a presidir la AN desde el próximo martes, cuando tomen posesión los diputados elegidos en los comicios legislativos del pasado 6 de diciembre.

El dirigente opositor descartó que haya alguien en el seno de la MUD que no apoye adelantar el fin del gobierno de Maduro.

Confirmó así lo dicho por Leopoldo López: “¿Cómo le decimos a los venezolanos (…) que debemos esperar hasta el año 2019 para cambiar este sistema?”.

“El primer paso que debemos dar es consolidar el compromiso del liderazgo opositor en cuanto a que Maduro debe salir antes de 2019 y que para lograrlo existen mecanismos constitucionales que podrán ser aplicados de acuerdo con las circunstancias”, añadió.

Las opciones son: referendo revocatorio del mandato presidencial (puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión), enmienda constitucional, renuncia voluntaria del gobernante o el establecimiento de una Asamblea Constituyente.

Alejado de ellos, el dos veces candidato presidencial opositor Henrique Capriles pidió cautela y advirtió que se requiere mucha madurez política para afrontar lo que viene.

“Venezuela pende de un delgado hilo que, si se sigue tensando, se va a romper”, alertó el gobernador de Miranda Capriles, quien el último día de 2015 pidió que en este 2016 prevalezca el encuentro, el diálogo y no el odio, la confrontación ni el revanchismo.

Por su parte, Maduro repitió su postura favorable al diálogo, pero “con el pueblo”, y al filo de la medianoche sancionó la Ley de Consejos Presidenciales Populares, ente superior al consejo de ministros.

Adicionalmente, dijo que reforzará el Parlamento Comunal, surgido como contrapeso a su derrota en las urnas y que tiene previsto reunirse el 4 de enero, la víspera de la llegada a la Asamblea Nacional de la primera mayoría parlamentaria opositora desde el inicio de la llamada revolución bolivariana.

“La epopeya bolivariana que vivirá nuestra patria en 2016 será gracias a la rebelión constitucional del pueblo contra lo que representan los ganadores de diciembre”, agregó Maduro.EFE