Nacional
Se incrementa reducción de personal en la industria farmacéutica
Nacional

200 visitadores médicos de laboratorios Pfizer en todo el territorio nacional dejaron sus trabajos hace dos semanas, después que la empresa les ofreciera un arreglo doble ante la inamovilidad que está vigente en el país.

Los motivos que ofreció la empresa a estos trabajadores, que ahora se suman a la lista de personas desempleadas, es que la deuda en dólares a casa matriz es millonaria debido al retraso que tiene el Gobierno Nacional, dejando como consecuencia que las importaciones de materia prima se paralicen.
Los visitadores médicos están conscientes de la situación ya que en este año la escasez se había agudizado y no tenían ningún medicamento que ofrecer, las ventas bajaron y por ende los ingresos producto de las comisiones también.

Dejaron de ofrecer Medrol desde el mes de febrero, el Neurontin indicado para el dolor neuropático en pacientes diabéticos o con hernias discales y cervicales. El Cipromar que es un antibiótico tampoco se encuentra en las farmacias del país. El Azulfidine que es usado para las inflamaciones intestinales, diarrea, hemorragia rectal y también para tratar la artritis reumatoide en adultos y niños. Este medicamento en lo que van de año ha llegado sólo dos veces al país. El Aromasin para los pacientes con cáncer de mama es otra de las fallas.

Para evitar la salida de tantos empleados la empresa ya había cambiado la forma de trabajar a inicio de 2015 buscando mejorar los ingresos, pero el problema de fondo es la falta de divisas para continuar con las importaciones.

En el caso de este laboratorio sólo quedaron 40 visitadores médicos, pero en el área administrativa también salió personal. En el 2014 se registró una baja de 30% en la nómina.

Ellos no son los únicos que están padeciendo la crisis, se conoció que el Laboratorio Servier ubicado en 140 países, se vieron obligados en Venezuela a reducción de personal e incluso se habla de que paralizaron sus trabajos desde hace un mes. Son quienes distribuyen el Daflon, indicado para problemas de várices, también otros medicamentos para problemas de corazón.

Además, cerraron operaciones en el país la empresa farmacéutica Boehringer Ingelheim encargados de suministrar entre sus productos médicos pastillas para el malestar estomacal. Se tiene conocimiento que también Allergan liquidó a sus trabajadores.

Zuofarma fue uno de los laboratorios que en abril y mayo de 2014 tuvo reducción del 65% de su nomina; entre visitadores médicos y personal administrativo. Ante esa medida se redujo zonas de alcance como los pueblos y sólo se quedaron con las principales ciudades.

Las líneas de medicamentos también se redujo; medicinas para várices, colon irritable, dejaron de producir ante la falta de divisas para la importación de materia prima. Toda la línea de pastillas anticonceptivas y para la menopausia desapareció del mercado. Existe el rumor entre el personal del cierre de la empresa.

En el caso de Elmor este año no ha hecho reducción de personal, pero debido a la falla de productos a muchos visitadores le han asignado la venta de varias líneas para tratar de cubrir esos espacios.

El laboratorio Baxter que distribuyen productos hospitalarios en el país hizo una reducción considerable de personal en el 2015 y se están evaluando dejar la licencia de venta a otra empresa, que posiblemente sería una droguería.

El presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, Freddy Ceballos, aclaró que la escasez de los medicamentos no es originalmente por el cierre de los laboratorios, sino es la falta de las divisas para poder producir, generar ingresos y cumplir con los compromisos con los trabajadores.

“El Estado prácticamente tienen a los laboratorios limitados, no sólo en la parte privada, sino en la publica también; en Quimbiotec los trabajadores denunciaron que no tienen insumos como trabajar y producir”.

Quimbiotec es un laboratorio del Estado encargado de la fabricación de medicinas para pacientes con hemofilia, tratamiento para prevenir la hepatitis B, entre otros.

Criticó que el Gobierno no cambie las políticas económicas que han venido implementando hasta la fecha que generado la situación farmacéutica por la que atraviesa el país. Dijo que actualmente existe una escasez de 70% de medicina.

“El problema del Estado Venezolano es que no escucha los cuestionamientos que se le hace a las medidas que implementa, porque cree que se trata exclusivamente de política y no es así, se trata de rectificar para sacar el país adelante porque estamos viviendo no sólo escasez sino también que los profesionales están emigrando del país”.

 

Con Información de: El impulso / Maria Fernanda Perez