Nacional
Se necesitan siete años para rehabilitar el sistema eléctrico
Nacional

La rehabilitación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) requeriría de al menos siete años y un equipo multidisciplinario de 6 mil técnicos, de los cuales 600 serían parte de la alta gerencia que se encargarían de dirigir las diversas áreas involucradas.

Por: Javier Vargas/ El Impulso

Antonio Patiño, de la Comisión Eléctrica Nacional, explica que todo el personal debe estar altamente preparado: ingenieros mecánicos, hidráulicos, en electricidad y otras especialidades, además de técnicos de carrera. “Los 600 son necesarios para gerenciar el sistema, serían los mejores de todo ese recurso humano altamente preparado que se tiene en Venezuela, no es necesario importarlo”.

Patiño estima que a corto plazo serían rehabilitadas las plantas termoeléctricas que en conjunto tienen una capacidad de al menos 16.080 megavatios (mw), según cifras del Colegio de Ingenieros, aunque se estima que la capacidad térmica máxima alcanzaría los 24.000 mv en óptimo estado. Estos trabajos deberían estar listos en dos años.

Paralelamente habría que adecuar las líneas de transmisión y distribución, labor para la cual serían necesarios unos 4 o 5 años, es decir a mediano plazo. “Sería necesario construir una red de líneas en la parte sur del país, que son parajes inhóspitos y poco urbanizados, porque estamos hablando de líneas de alta tensión que ocuparían grandes espacios. Lo ideal es que cubran el territorio nacional desde el sur de oriente, pasando por la región llanera hasta llegar al sur y norte occidental”.

Agrega que se proyectan diseñar líneas de 365 mil voltios, con longitudes de hasta 800 kilómetros (km) para cubrir todo el territorio. “Tenemos que cubrir la demanda máxima que ahorita ronda los 18.000 mw, porque las Industrias Básicas de Guayana están paralizadas, el parque industrial nacional trabaja a media máquina y el alumbrado público de todas las ciudades también es mínimo, pero cuando se active el país nuevamente la demanda máxima pudiera llegar a 24.000 mv”.

Explica que actualmente no hay problemas con las líneas porque con los racionamientos es poca la energía que se está conduciendo a través de ellas. “Cuando generemos y necesitemos consumir 24.000 mv las líneas colapsarán y vendrán nuevamente los apagones por explosiones, por eso es de urgencia rehabilitar la red, también”.

Luego quedaría pendiente la gestión a largo plazo, es decir qué hacer entre los 15 y 20 años próximos. “En 6 o 7 años, lograríamos estabilizar el sistema tanto en generación, transmisión y distribución; lo que quedaría es pensar cómo queremos que sea el sistema a futuro, porque el país seguirá creciendo, habrá desarrollo y la demanda aumentará con el pasar de los años. La idea es que vuelva a ser uno de los sistemas más confiable del mundo como ocurrió hasta hace pocos años”.

Considera necesario a largo plazo el desarrollo de estudios que permitan el descubrimiento de nuevos sistema de generación de energía. “Debemos invertir en nuestro sistema, se habla de más 100.000 millones de dólares destinado a la electricidad en los últimos años, pero las inversiones no se ven”.

Resalta que para recuperar la eficiencia en el sistema deben desarrollarse los proyectos pendientes y cumplir con los estándares de mantenimiento de manera óptima. “El mantenimiento es primordial, Planta Centro, (Carabobo) está ubicada en una zona de alta salinidad por eso los mantenimientos deben ser constantes”.

“A las líneas de transmisión que van a lo largo de la costa, como el caso de Falcón, se deben lavar todos los días, con una agua térmica y un vehículo especial. Existe una línea en Falcón que tiene 45 km de longitud, a la cual se le hacía mantenimiento todos los días desde el km 0 hasta llegar al 45, y de manera inmediata al llegar al final se iniciaba nuevamente el proceso, por la salinidad de la zona, esos detalles no se toman en cuenta actualmente”.

Las cifras del CIV

El informe del Colegio de Ingenieros de Venezuela entregado el pasado 16 de marzo a la Asamblea Nacional detalla que a finales de 2014, el Sistema Eléctrico Nacional tenía una capacidad de generación instalada 39% superior (holgura) a la demanda máxima (18.500 mw aproximadamente). 35% aproximadamente de esta capacidad instalada, 10.000mw, no está disponible para producir energía.

Alrededor del 50 % del parque de generación térmica instalado, no está disponible por distintas razones: unidades fuera de servicio, en mantenimiento, averiadas, insuficiencia de combustible y falta de transmisión.

Pese a que durante los últimos años, la mayor parte de la inversión estuvo dirigida a la instalación de plantas térmicas, sin embargo, gran parte de ellas no están operativas trayendo como consecuencia la sobreutilización del embalse de Guri.