Nacional
Sentencian a los narcosobrinos de Maduro: 18 años de cárcel sin posibilidad de libertad condicional
Nacional

La sentencia por más de 18 años de prisión contra Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro, fue anunciada en una audiencia judicial en un tribunal federal de Nueva York

NUEVA YORK.- Los dos sobrinos de la esposa del presidente de Venezuela que están presos por narcotráfico en Nueva York desde 2015 fueron condenados a 218 meses de cárcel y a pagar multa de 50.000 dólares, según confirmó desde el tribunal, la periodista Jessica Carrillo.

La sentencia por más de 18 años de prisión contra Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro, fue anunciada en una audiencia judicial en un tribunal federal de esa ciudad.

Los dos venezolanos habían sido declarados culpables el 18 de noviembre de 2016 de conspirar para importar y distribuir en Estados Unidos 800 kilos de cocaína.

Flores de Freitas, de 31 años, y Campo Flores, de 32 años, estuvieron siempre muy vinculados con la pareja presidencial y en el caso del segundo, fue criado por la primera dama venezolana.

La sentencia fue impuesta por el juez Paul Crotty en una abarrotada sala del tribunal federal para el distrito sur de Nueva York, donde los primos estuvieron acompañados de sus abogados.

La fiscalía federal había pedido al juez que impusiera una sentencia no menor a 30 años de prisión para los venezolanos y multas entre los 50.000 y los 10 millones de dólares.

Los dos venezolanos fueron detenidos en Haití el 10 de noviembre del 2015 por agentes de la DEA y traídos a Estados Unidos para enfrentarse a la justicia de este país.

Habían viajado a Haití en un avión privado y con pasaporte diplomático para ultimar detalles con su contacto para mandar la cocaína, que sería enviada desde Venezuela a Honduras y de allí a Estados Unidos.

Desde un primer momento la defensa cuestionó la forma en que ambos fueron entregados a las autoridades estadounidenses, alegando que se violaron los derechos de sus defendidos.

Estaban presos en una cárcel federal de Manhattan, cerca de la sede de los tribunales, la misma donde se encuentra el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Durante el juicio, la Fiscalía presentó fotos de las reuniones que los entonces acusados sostuvieron en Honduras y Venezuela con dos informantes de la DEA, padre e hijo.

Según las autoridades, los dos venezolanos habían conspirado para transportar cocaína a Estados Unidos desde agosto de 2015. Los primeros contactos con los informantes de la DEA se produjeron a comienzos de octubre de ese mismo año.

También presentó grabaciones de las conversaciones que estos tuvieron en sus encuentros con Campo Flores y Flores de Freitas, que revelaron que usarían el hangar presidencial en el aeropuerto Simón Bolívar de Venezuela para sacar la droga.

Diario Las Américas