Nacional
Sin comida y con basura están las escuelas en Lara
Nacional

Barquisimeto.- Los comedores escolares existen, el problema es que los alimentos no llegan porque la Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE) no los ha suministrado en todo el año escolar que se inició en septiembre de 2015 y que en enero de 2016 continúa.

La situación ha obligado a los planteles escolares a reducir su jornada académica, ya que no es posible retener a los niños hasta las 4 de la tarde sin desayuno, almuerzo o merienda. Igualmente algunas escuelas se han reintegrado a clases este año con retraso por la misma situación.

Unidades Educativas

En este periodo escolar por ejemplo, en la Unidad Educativa Bararida el suministro de alimentos se limitó a una bebida nutricional durante el lapso escolar, lo que hace imposible dejar a los niños en su horario, señalaron docentes y personal administrativo.

Explican que el personal para la elaboración de las comidas asiste pero solo para cumplir horario.

Lo mismo sucede en la Unidad Educativa María Pereira de Daza en donde la dotación de productos solo alcanzó para dos semanas, lo que también obligó a reducir la jornada hasta el mediodía.

Otro problema que se presenta es que cuando ha llegado el alimento, los profesores, obreros y personal administrativo tienen que pagar el flete del transporte.

La situación se repite en todas las escuelas en el oeste, norte o noroeste de Barquisimeto o en los municipios rurales.

Esto- aseguran- los docentes baja la calidad educativa impartida a los niños, ya que disminuyen las horas de clases.

Hasta ahora ni la Zona Educativa ni los responsables del CNAE han ofrecido información sobre esta situación.

Escuelas botaderos de basura

Pero no solo la falta de alimentación agobia a los niños de primaria en esta ciudad, sino también la negligencia ciudadana al convertir los alrededores de las escuelas en botaderos de basura.

El problema de la recolección se ve reflejado también en esa situación que lleva insalubridad a una población tan delicada como la infantil.

El servicio del Instituto de Aseo Urbano no llega con la regularidad debida a los institutos y por esta razón, los directores de las escuelas se ven obligados, cuando tienen los recursos, a pagar a particulares para que se llevan los residuos y evitar un problema de salud pública.

 

Con Información de: El Universal / Marla Prato