Nacional
“Sin fecha para el revocatorio no se ve gobernabilidad”
Nacional

José Luis Carrillo / El Tiempo – Foto: Wilfredo Yustis

Caracas.- El devenir político vuelve a colocar a Timoteo Zambrano, diputado a la Asamblea Nacional (AN) y secretario de asuntos internacionales del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), en una posición clave en la búsqueda de soluciones a una situación de fuerte confrontación.

En 2002 y 2003 formó parte de la Mesa de Negociación y Acuerdos, en la que participaron representantes del gobierno de Hugo Chávez y de la Coordinadora Democrática, que entonces aglutinaba a la oposición.

Trece años más tarde Zambrano es miembro de la comisión de negociación que ha iniciado gestiones con la mediación de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Omar Torrijos y Leonel Fernández, para buscar un acercamiento con el Gobierno con el objetivo de lograr una salida electoral y pacífica a la crisis que vive el país.

Pero mientras en 2004 el revocatorio culminó en la ratificación del presidente Hugo Chávez, en esta ocasión el parlamentario considera que precisamente las dificultades que están padeciendo los ciudadanos puedan llevar a un desenlace diferente.

“La movilización social está por el hambre, por el desabastecimiento de las medicinas y comida. Esa es la motivación más importante, pero en el momento en que esa motivación de desabastecimiento, hambre, calamidad pública se conecta con la demanda del revocatorio, entonces hay un objetivo. La gente percibe que esa es la salida. Y eso está empezando a suceder, la gente grita comida, pero dice revocatorio, o cambio. Eso está ocurriendo”, expresó Zambrano en entrevista con El Tiempo.

Advierte el dirigente que estableciendo un cronograma para realizar el revocatorio este año, el Gobierno puede comprar tiempo, pero que de lo contrario, se hará más compleja la inestabilidad y la ingobernabilidad.
“Si no tenemos una fecha del revocatorio no se ve gobernabilidad, ni estabilidad. Si logramos una fecha del revocatorio obviamente, desde que se logre esa fecha hasta que se realice el revocatorio habrá más estabilidad”, afirmó.

-¿Cree que el referendo, sin la presión que pueda ejercer la Organización de Estados Americanos (OEA), tenga chance de realizarse este año?

-No creo que dependa nada de la OEA. Depende de los venezolanos, y depende de que haya un diálogo que permita también contener las acciones del Gobierno de obstaculizar el referendo, lograr un cronograma oportuno y evitar las normas sobrevenidas que modifican el reglamento. Creo que eso es posible obtenerlo en un diálogo oportuno y que tenga el objetivo de evitar estas cosas. Tienes que tener por un lado diálogo y por el otro lado calle y referendo.

-La MUD ha insistido y también Henrique Capriles en que parte fundamental para que se concrete el diálogo con el Gobierno depende de la realización del referendo revocatorio…

-Mi partido piensa otra cosa. Nosotros hablamos de revocatorio y calle y (paralelamente) diálogo, porque son complementarios. Digamos que, independientemente, no logran el objetivo. Yo negocié en este país el referendo de 2004 y tuvimos una política muy clara en la Coordinadora Democrática, teníamos referendo revocatorio y calle, pero estábamos hablando de más de 500 mil personas; eso sí era calle, y por otra parte teníamos negociación y diálogo.

Logramos ese referendo revocatorio, el resultado (electoral) dependía de otras políticas, la política electoral que no tenía nada que ver con lo que nos correspondió hacer en esa negociación. De tal manera que yo reivindico esa estrategia y creo que es necesaria. Creo que nada más hablar de revocatorio solo y creer que sólo la calle es lo que lo va a impulsar y concretar es una idea un poco peregrina. Se requiere negociación, diálogo para avanzar en tener una fecha para el referendo revocatorio presidencial.

-¿Qué diferencia hay entre la situación actual y la de los años 2002-2003?

-La calle era mucho más activada. Hoy en día hay más crisis económica, hay un desabastecimiento brutal, una economía absolutamente arruinada, un país en pedazos. Es más compleja la situación económica y política que en aquella oportunidad.

-¿Y las perspectivas de lograr el revocatorio?

– Estamos en eso. No te puedo decir cuál es la perspectiva final porque no tenemos un encuentro cara a cara Gobierno y oposición. En la calle estamos haciendo el esfuerzo por encaminar por esa vía el revocatorio, pero creo que falta algo todavía. Va a ser muy importante la revalidación de las firmas, eso nos va a permitir pasar a la otra etapa que es la de recolección de 20% que se requiere, que son más o menos cuatro millones de firmas para fijar entonces la fecha del referendo revocatorio, pero todavía falta.

El Gobierno afirma insistentemente que el referendo revocatorio no se realizará este año…

-Igual lo decía Chávez, es reiterado, es igual. Hay que seguir trabajando y lograr el objetivo. Obviamente hay una gran presión internacional para que el revocatorio sea la salida electoral, constitucional y democrática. Eso ayuda a empujar el revocatorio. No me preocupa mucho lo que diga el Gobierno. Las acciones son importantes, por eso reivindico que hay que jugar en dos tableros, el de la calle con el revocatorio y el de la negociación y el diálogo.

Agenda bilateral

-¿Qué lectura le da al encuentro entre el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, que anunciaron el reinicio de conversaciones?

-Aquí se imponen las relaciones y los intereses entre los estados. Obviamente, los Estados Unidos desde hace bastante tiempo buscaban, tener una relación de gobierno a gobierno que pudiera resolver y donde ellos pudieran debatir temas bilaterales. Yo diría que ambos gobiernos consiguieron sus objetivos. Primero un diálogo de alto nivel, no hay duda de que eso va a llevar a Venezuela y EE UU al intercambio de embajadores, cosa que nunca han debido haber retirado ninguno de los gobiernos, ya que es lo peor que pueden hacer en las relaciones bilaterales. Estoy seguro de que si no lo hubiesen hecho las relaciones serían distintas. Por otro lado, acordaron que EE UU va a enviar un comisionado de alto nivel, Thomas Shannon. Habrá que ver cómo construyen una agenda bilateral que sea creíble, que estén decididos a cumplirla, que genere confianza entre ellos, tienen muchas materias que tratar, veremos si hay avances en los próximos días.

-¿Cree que esto reste la posibilidad de que en la OEA se active la Carta Democrática? Kerry dijo que no ejercerían presión para ello.

-Lo que quedó claro es que ellos no apoyarían una suspensión de Venezuela de la OEA y eso me parece que es correcto. Tampoco nosotros apoyaríamos jamás una suspensión o salida de Venezuela de la OEA, sería una locura. Ahora, que se dé el debate, que todo debate en el marco de la Carta te va a llevar a un diálogo oportuno, fructífero, es importante. Pero Kerry reafirmó el referendo revocatorio también. De tal manera que veremos cómo marchan estas nuevas relaciones.

-El Presidente ha criticado la actitud de algunos diputados de la oposición que según él estarían favoreciendo la injerencia extranjera: Lo ha dicho la canciller también.

-Eso es activismo político del Gobierno, no comprobable en lo absoluto. El Gobierno tiene que saber que este país ha firmado tratados y convenios que está obligado a cumplir y los organismos internacionales están obligados a obligar al Gobierno a que cumpla, eso es distinto. El Gobierno tiene que ser responsable y está actuando de manera irresponsable.

-¿Cómo ve que el Gobierno acuse a la directiva de la Asamblea Nacional, específicamente al presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, de usurpación de funciones?

-Yo no he visto a Henry Ramos ni nombrando embajadores, canciller o representantes ante el Banco Mundial o Fondo Monetario; para nada. Es absolutamente inaplicable esa sentencia. Busca amedrentar y perseguir políticamente a Henry y a la directiva y seguir quitándole competencias a la Asamblea. Es una nueva muestra de la alteración del orden constitucional en el país.

– ¿Cómo surgió el documento que presentó Argentina en la asamblea de la OEA? En las redes alguien dijo que fue Timoteo Zambrano quien negocio que el gobierno argentino presentara la opción del diálogo.

– Yo no tuve nada que ver con el documento, ni lo conocía. Lo conocí a los días. Fue un laboratorio, guerra sucia. Yo diría que ese documento fue una cuestión salida del gobierno argentino. Yo creo que habría que reclamar a los argentinos, no a mí que no tuve nada que ver con eso.

-¿Lo conocieron cuando se presentó o antes?

– Yo lo conocí cuando salió en la prensa. Después terminósiendo otro documento, no fue el documento final (que aprobó la OEA). Creo que hubo partidos de la Mesa que ya lo tenían de antes pero el nuestro no lo tenía.

En la OEA está previsto que asistan los expresidentes Zapatero, Torrijos y Fernández el 21 de junio.

-Creo que es una reunión innecesaria. Creo que hay que ir directamente a la reunión del 23. Los facilitadores no deberían actuar de esa manera porque se meten en un debate político que está reservado a las partes. Me llama la atención que no veo el mecanismo reglamentario que pueda utilizar el Consejo para darle cabida en una reunión a alguien que no pertenece al Gobierno ni a embajadores. Es algo extraño que a Henry Ramos, que es presidente de la Asamblea Nacional, de un poder del Estado, se le pretenda negar su participación porque está siendo promovido como testigo por el secretario general para la presentación de su informe Es paradójico que expresidentes puedan ir a hablar de Venezuela pero el presidente de uno de los Poderes no pueda ir a hacerlo. Espero que la exposición que hagan y no es que tenga dudas de los expresidentes, se va a hacer con competencia y autoridad.

 ¿Agenda  paralela? Eso no es verdad

El diputado a la Asamblea Nacional Timoteo Zambrano desmintió ayer las versiones según las cuales estaría desarrollando una “agenda paralela” a la de la MUD -con el aval del Ejecutivo- en materia de diálogo.

Consultado sobre la información publicada en la página web de El Nacional, que afirma que se reunió con Antonio Ledezma y Leopoldo López para plantearles una reunión con representantes del Gobierno y con la mediación de José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que no es verdad y que la nota tiene informaciones inexactas.“Visité a Manuel Rosales, López y Ledezma, que son los líderes de tres partidos diferentes y les informé, de primera mano lo que fue discutido en la reunión de República Dominicana”, explicó.

En ese país se dio un primer encuentro de la comisión para el diálogo entre la comisión de la MUD, con los mediadores Zapatero, Torrijos y Fernández. Aseguró que es falso que haya hecho tal planteamiento a López y Ledezma y que cualquier gestión para un diálogo será después del jueves 23.

De perfil
Timoteo Zambrano, politólogo egresado de la UCV, fue diputado su- plente al Congreso de la República por el partido Acción Democrática y a partir de 1999 senador. En la cámara alta se desempeñó como presidente de la Comisión de Política Exterior. En 2000 fue elegido diputado al Parlamento Latinoamericano y, cuando era secretario general de AD. Fue protagonista de una confrontación interna en el partido que llevó a la creación dos bandos: uno en la sede ubicada en la urbanización Los Chorros, liderada por Zambrano y otra en la Florida, dirigida por el entonces presidente de la tolda, Henry Ramos Allup. Dirigió entre 2002 y 2003 la representación de la Coordinadora Democrática que participó de la Mesa de Negociación y Acuerdos, que con mediación del Centro Carter dialogó con el Gobierno y suscribió el acuerdo que llevó al referendo revocatorio de agosto de 2004. Se separó de AD y pasó a Alianza Bravo Pueblo, pero luego se sumó al partido Un Nuevo Tiempo (UNT), encabezado por el entonces gobernador del Zulia, Manuel Rosales. En 2010 fue elegido nuevamente como diputado al Parlatino y en 2015 resultó electo diputado a la AN.

El  Gobierno busca amedrentar y perseguir políticamente  a Henry Ramos  Allup  y seguir quitándole competencias a la Asamblea. Es una nueva muestra de la alteración del orden constitucional en el país”.