Nacional
Tenedores de bonos venezolanos se unen para negociar pagos pendientes
Nacional

Armando J. Pernía
European InterAmerican Finance LLC (Eurinam) organiza a pequeños tenedores de deuda venezolana para alcanzar una cartera de al menos 2.000 millones de dólares para renegociar los términos de pago. El escritorio británico Clifford Chance fue contratado para revisar la operación con la mira puesta en las sanciones financieras de la adminitración Trump

La empresa de servicios financieros European InterAmerican Finance LLC (Eurinam) está organizando a grupos de tenedores de posiciones pequeñas de deuda venezolana y de Pdvsa para renegociar los términos de pago de estos pasivos con el gobierno venezolano.

Según trascendió en fuentes financieras, el plan de Eurinam es lograr gestionar una cartera de, al menos, 2.000 millones de dólares en títulos venezolanos, con el objetivo de ganar más influencia en una eventual renegociación para la cual los inversionistas deben estar preparados.

El escritorio legal británico Clifford Chance LLP., junto con un bufete venezolano no identificado, están estudiando las implicaciones legales del proceso con la mirada puesta en las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos.

Clifford Chance es un escritorio con amplia presencia internacional y mucha experiencia en transacciones financieras de gran tamaño.

Según Bloomberg, Eurinam es una empresa especializada en operaciones con títulos, como canjes de deuda pública y privada, registrada en Miami, Florida, y fundada en 1997. Sin embargo, la empresa puso a cargo de la operación a Martin Schubert, un veterano con 35 años de experiencia en los mercados que se hizo célebre tras lograr el complejo canje de deuda de los mercados emergentes en 1983, después del default de deuda mexicano.

También Schubert lideró la estructuración de procesos de privatización en diversos países de América Latina en los años ´90.

Los tenedores de deuda cedieron sus títulos a un fideicomiso tipo SPV (siglas en inglés de Vehículo con Propósito Específico), que se definen como estructuras fiduciarias autorizadas a invertir en un solo tipo de activo, o para realizar un tipo determinado de operaciones.

La información conocida hasta ahora es que Eurinam se propone abrir un proceso de negociación, en el marco que permitan las sanciones financieras estadounidenses, pero no se descarta que haya que acudir a vías judiciales si fuese necesario. Para ello, trabaja con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) para garantizar el cumplimiento de las sanciones,

La segunda ronda de sanciones aprobadas por Donald Trump, a través de una orden ejecutiva dada a conocer el pasado 21 de mayo, parece cerrar las posibilidades de una negociación tradicional con el gobierno venezolano, por lo que el trabajo de Clifford Chance resulta estratégico.

En noviembre del año pasado, la administración de Nicolás Maduro convocó a los tenedores de deuda venezolana a un proceso de refinanciamiento que supusiera un aplanamiento de la curva de vencimientos durante los próximos años; sin embargo, las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump han paralizado las negociaciones que se habían iniciado.

La convocatoria de Maduro fue atendida por pocos tenedores, ya que la desconfianza en la capacidad de pago del Ejecutivo nacional se estaba deteriorando rápidamente.

El gobierno venezolano ha entrado en una situación de default selectivo, ya que acumula atrasos por más de 3.000 millones de dólares; sin embargo, ha hecho pagos puntuales para evitar enfrentar demandas directas que afecten el ya precario funcionamiento del sector petrolero.

Tal Cual