Nacional
Timoteo Zambrano: “Sectores de la OEA y Mercosur quieren ahogar el diálogo”
Nacional

Que el diálogo entre el Gobierno y la oposición en Venezuela resucitara el pasado fin de semana, cuando la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) anunció en un comunicado que se reunirían por vez primera el 12 y 13 de julio, se debe al diputado opositor Timoteo Zambrano. Es quizá el político venezolano más experimentado en las artes de la diplomacia. Y la oposición no ha dudado en apelar a él para avanzar en el camino del referéndum revocatorio. Zambrano es miembro de la formación socialdemócrata Un Nuevo Tiempo, muy favorable al diálogo.

Pregunta. ¿Por qué no se reunieron finalmente Gobierno y oposición?

Respuesta. El comunicado [de Unasur] era muy claro. Nosotros hicimos cinco peticiones, pero esas peticiones derivaron en condiciones para sentarnos a la mesa. Estamos en un punto complicado y tendremos que ver la respuesta del Gobierno sobre esas condiciones.

P. Maduro ha dicho que está listo para dialogar. ¿Ustedes aún no lo están?

R. Yo podría responder por mi partido. Nosotros sí estamos listos. Pero hay realidades de otros partidos que es importante considerar.

P. ¿No ir al diálogo es decirle al mundo que la oposición no está capacitada para gobernar?

R. Es generar una matriz equivocada. El diálogo político es fundamental en una democracia. El grave problema de Venezuela es la ausencia de diálogo político. Una sociedad que no dialoga se fractura e inicia un conflicto como el que sufrimos desde hace 17 años. Aunque es verdad que no nos hemos sentado cara a cara, hemos avanzado.

P. El revocatorio de 2004 también fue precedido de una intensa negociación política en la cual usted participó.

R. En aquella oportunidad nuestra estrategia fue presionar en la calle y negociar en la mesa. Eran movilizaciones enormes y lo que nosotros no obteníamos en la mesa la calle lo empujaba con su presión. No era posible llegar al revocatorio sin condiciones mínimas. Hoy hay factores opositores que consideran que la única política ha de ser el referéndum revocatorio. Yo he dicho que esa sola política no es correcta porque la presión popular también ayuda a la organización del revocatorio. Tenemos que replantearnos esa estrategia.

P. Parece confiar en el diálogo, pero hay sectores de la oposición que no expresan ese optimismo. Se desconfía de los mediadores y se ha propuesto a otras personas. ¿Es posible?

R. La ampliación debe tener cualidad. No tiene sentido tener un expresidente al que nadie le atienda el teléfono. Yo creo más en una ampliación con el Vaticano porque genera confianza. El papa Francisco, además, tiene una enorme ascendencia entre los líderes y su participación impulsaría el proceso. He planteado formar un grupo de amigos con Estados Unidos, Colombia, Ecuador y la Unión Europea.

P. ¿Qué es lo más importante en el diálogo?

R. Una visión de Estado te lleva necesariamente a pensar en el largo plazo, pero vivimos en un país sujeto a la coyuntura. Yo no quisiera responder a esa pregunta porque si lo hago van a pensar que estoy dejando fuera la urgencia del referéndum revocatorio. Yo creo que el revocatorio debe organizarse este año. El tema de la institucionalización es clave para el futuro.

P. ¿La invocación de la Carta Democrática Interamericana ha torpedeado el diálogo?

R. No lo ha torpedeado. La Organización de Estados Americanos (OEA) respalda el diálogo. Ahora, que se pretenda activar la Carta para suspender a Venezuela es un objetivo de algunas individualidades que, tanto en la OEA como Mercosur, quieren ahogar el diálogo. Y eso sería muy peligroso. Jamás aceptaríamos que nos expulsen de esos organismos.

Tomado de: http://lector.kioskoymas.com/epaper/showlink.aspx?bookmarkid=RX5PM2YO5RO2&preview=article&linkid=64b18d18-5e2c-4649-8f96-817b92ab417f&pdaffid=SqbIc3HP7ukIMPtfUs0kYA==