Nacional
Turbulencias en el seno de la revolución chavista
Nacional

“Es un disparate concluir que el pueblo es un traidor”. La sorprendente crítica, que apunta directamente a Nicolás Maduro, procede de Rodrigo Cabezas, diputado del Parlatino y miembro del PSUV. El llamado presidencial a mantener prietas las filas tras la hecatombe electoral del 6-D ha topado con la resistencia de distintos sectores de la revolución, muestra evidente de que la autoridad del hijo de Chávez también se ha resquebrajado al perder el plebiscito sobre su gestión, planteado por él mismo.

Por: Daniel Lozano / El Mundo

Intelectuales, críticos socialistas y dirigentes de los partidos aliados en el Gran Polo Patriótico (GPP) conforman la batería de voces rebeldes o disonantes con el discurso oficial impuesto por Maduro y por Diosdado Cabello, el jefe del ala militar.Un discurso que no se ha ahorrado mensajes amenazantes contra los dos millones de seguidores que dejaron de votarles y contra los 300.000 que incluso se animaron a apoyar a la oposición.

La rebelión en la granja bolivariana se ha producido incluso frente a las narices de Maduro, algo que habría hecho las delicias del propio George Orwell. “Cuando criticamos nos tachan de antirrevolucionarios”, se quejó el dirigente regional Antonio Graterol durante la Plenaria Extraordinaria del PSUV.

“A pesar de que teníamos razón, fuimos insultados, llamados traidores y agentes de la CIA”, se lamentó Gonzalo Gómez, creador del portal radical Aporrea, cuyos articulistas desde el lunes disparan balas dialécticas contra el actual poder revolucionario exigiendo dimisiones. “Nos acercamos al abismo”, asegura Gómez, cercano al ex vicepresidente Jorge Giordani y al ex ministro Héctor Navarro, cuya rueda de prensa para criticar a Maduro fue asaltada por un grupo de militantes bolivarianos.

(foto Reuters)

(foto Reuters)

Giordani, gurú marxista de Hugo Chávez y uno de sus grande amigos, insistió una vez más en la falta de liderazgo y en la red de mentiras desplegadas por el actual gabinete. Sus críticas no son nuevas, vienen desde el año pasado tras abandonar el Gobierno. Pero la gran novedad es que ahora se han sumado nuevas voces, algunas tan sorprendentes como Temir Porras, otrora ayudante de Maduro: “Estar en contacto con el pueblo no implica necesariamente que se tenga que arengar desprolija e improvisadamente a los militantes, ni que parezca que asiste a una tertulia amenizada por un simpático trovador 48 horas después de un revés político que nos ha sumido a todos en estado de conmoción”.

Siga leyendo aquí