Nacional
Un venezolano debe pagar Bs 1.000 por un desayuno
Nacional

Restaurantes del este caraqueño aumentaron el precio de las comidas debido a los altos costos de la harina, la carne y el pollo. La mayoría de los comerciantes se ven obligados a comprar en el mercado negro los productos que no se consiguen en los anaqueles.     

Hasta ayer el precio de una empanada en el este de Caracas oscilaba entre 150 y 200 bolívares. Pero este viernes los establecimientos ubicados en ese sector de la ciudad aumentaron su precio  a 250 y 300 bolívares, casi un 100% de su costo.

El dueño de un restaurante ubicado en Los Cortijos explicó que, debido a los altos costos de los productos, se vio obligado a aumentar el precio de las comidas.

El kilo de harina debe pagarlo en el mercado negro a 650 bolívares al mayor, a pesar que el precio regulado por la Sundde es de 19 bolívares por unidad.

“Antes del 1° de mayo pagábamos el kilo de harina a 500 bolívares, después del anuncio del aumento salarial aumentó”, expresó el comerciante quien prefirió mantenerse en el anonimato.

Asimismo, explicó que el precio del kilo de carne de res está en 3.200 bolívares, mientras que el kilo de pollo lo paga a 2.000 bolívares.

El precio de las bebidas en los establecimientos también ha aumentado debido a los altos índices inflacionarios de la nación. Un té frío de medio litro cuesta en promedio 460 bolívares y una botella de malta desechable estipula como  Precio de Venta al Público (PVP Justo) 240 bolívares, sin embargo, algunos restaurantes caraqueños la venden  en  400 bolívares.

Con estos precios, un desayuno, que incluye dos empanadas acompañadas con una bebida, está alrededor de 1.000 bolívares.

Diariamente un venezolano promedio gana 500 bolívares, de acuerdo al último ajuste de salario mínimo promulgado por el Ejecutivo. Esto significa que para desayunar todos los días se debe pagar 500 bolívares fuera del sueldo mensual.

Ayer, el presidente Maduro anunció que en los próximos días se realizará un nuevo ajuste de los precios estipulados por la Sundde,  con la finalidad de “bajar los precios de la especulación”.

 

El Nacional.