Nacional
UNETE denuncia en la OIT distorsión del horario laboral en Venezuela y migración forzada de trabajadores
Nacional

Durante su intervención en la Comisión de Normas de la 107 Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT en Ginebra-Suiza, la Dirigente sindical Marcela Máspero denunció que la distorsión que ha sufrido el horario de la jornada laboral en venezuela debido a la crisis económica, puede tener graves consecuencias para la salud física y mental y el bienestar de los trabajadores, así como para su seguridad en el trabajo.
Del mismo modo calificó como una extraña paradoja el hecho de que los trabajadores venezolanos emigran masivamente a países vecinos, con jornadas laborales más extensas lo que a su juicio además considera como un fracaso del Gobierno en la aplicación de la legislación de la
jornada laboral.

Adicionalmente se mantuvo una reunión con el Director General de la OIT Guy Ryder donde el Presidente de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (ADS) Julio Roberto Gómez manifestó su preocupación por el tema de Venezuela y para que se agilice todo lo referente a la Comisión de Encuesta designada por la OIT para frenar la violación flagrante que viven los trabajadores venezolanos.

“En medio de la más profunda crisis económica y social de la que jamás se tenga memoria, en Venezuela la jornada laboral ha tenido que sufrir una reingeniería del horario de trabajo; A la mayoría de los trabajadores de la administración pública y del sector privado el salario no le alcanza ni para el pasaje, lo que lo ha llevado a proponer turnos para cumplir con sus obligaciones. Las horas de trabajo legisladas se han distorsionado. Los trabajadores se ven forzados a utilizar los dos días de
descanso establecidas en la ley en otras actividades para compensar el bajo poder adquisitivo del salario pulverizado por la hiperinflación..” acotó la Dirigente sindical.

Las declaraciones de Marcela Máspero fueron recogidas el día de hoy 29 de mayo de 2018 , durante su participación en el “Estudio General Relativo a los Instrumentos sobre el tiempo de Trabajo” de la Comisión de Normas de la 107 Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT.

A continuación el discurso completo de Marcela Máspero:

“..Toda la normativa referente al tiempo de trabajo tiene como objetivo
imponer límites a las horas de trabajo para proteger la salud y el bienestar
de los trabajadores. Garantizar un tiempo de trabajo decente para el futuro
ha sido un título muy acertado para el presente estudio.
Tal como lo indica el informe objeto del estudio, en su título 2, numeral 4:
Con la posible excepción de los salarios, el tiempo de trabajo es la
condición de trabajo que tiene un impacto más directo en la vida cotidiana
de los trabajadores. La cantidad de horas trabajadas y la forma en que éstas se distribuyen no sólo afectan a la calidad del trabajo sino también a
la vida fuera del lugar de trabajo. Las horas de trabajo y la organización del
trabajo pueden tener graves consecuencias para la salud física y mental y
el bienestar de los trabajadores, así como para su seguridad en el trabajo y
durante los trayectos de la casa al trabajo y viceversa, y para sus ingresos.
Entre los 124 Gobiernos que presentaron memorias respecto a este
informe está el Gobierno de mi país, Venezuela. Nuestro pais ha ratificado
solo dos de los nueve convenios de los que trata este Estudio: El Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919 (núm. 1); y el Convenio sobre
el descanso semanal (industria), 1921 (núm. 14).

La legislación laboral de mi país contempla una jornada laboral de 8 horas
diarias y 40 semanales, permitiendo, en teoría, dos días de descanso
semanal a los trabajadores. Venezuela tiene (en teoría) la jornada laboral
más corta de Latinoamérica. Vista así la situación, podríamos inferir que mi país tiene una gran ventaja a la hora de presentar memorias sobre este tema al comité de expertos. Repito, esto solo es teoría. La realidad de Venezuela respecto al tiempo de trabajo, no está necesariamente regida por la normativa establecida.

En medio de la más profunda crisis económica y social de la que jamás se
tenga memoria, en Venezuela la jornada laboral ha tenido que sufrir una
reingeniería del horario de trabajo; A la mayoría de los trabajadores de la
administración pública y del sector privado el salario no le alcanza ni para
el pasaje, lo que lo ha llevado a proponer turnos para cumplir con sus
obligaciones. Las horas de trabajo legisladas se han distorsionado. Los
trabajadores se ven forzados a utilizar los dos días de descanso
establecidas en la ley en otras actividades para compensar el bajo poder
adquisitivo del salario pulverizado por la hiperinflación.

El fracaso en la aplicación efectiva de las horas de trabajo para la
protección de la salud y bienestar de los trabajadores, y la falta de
participación de los actores sociales en la implementación del salario mínimo en Venezuela, ha provocado que miles de trabajadores, en su
mayoría jóvenes profesionales, prefieran emigrar a países vecinos con
jornadas laborales más extensas. una extraña paradoja.
Haber adecuado la legislación en mi país en cuanto a las horas de trabajo
permite al Gobierno presentar ante el comité de expertos unas memorias
que reflejan, en teoría, cambios muy beneficiosos para los trabajadores
referente a la disminución de la jornada laboral, pero la realidad se
contradice de manera significativa con el espíritu que persigue tal
legislación y además vulnera lo establecido en los convenios objeto del
análisis en el presente estudio…”.

NP/ST