Nacional
Venezuela figura en la agenda Obama-Rousseff
Nacional

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibirá en Washington a su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, con una cena y una reunión de trabajo mañana, en las que la agenda estará centrada en el comercio, el cambio climático, la defensa, la educación y la actualidad global y regional.

La situación venezolana será uno de los asuntos regionales que tocarán los mandatarios. “Estados Unidos ha respaldado los esfuerzos de Brasil y de otros países del continente para apoyar la estabilidad y la prosperidad en Venezuela”, dijo el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, en una conferencia de prensa telefónica.

Obama también pondrá al día a Rousseff sobre el avance del proceso de normalización de relaciones con Cuba. El presidente quiere dejar claro que la alianza de su país y Brasil “tiene que ser un pilar” de la relación con América Latina, porque cuando ambos trabajan bien juntos “el resto del continente también lo hace”, agregó Rhodes.

Más allá de hablar sobre el acontecer regional, la Casa Blanca aspira a que el encuentro sirva para relajar las tensiones generadas por el espionaje de Estados Unidos –que hizo que la reunión se aplazara casi dos años– y para potenciar el comercio bilateral con acuerdos concretos.

La visita de la presidente brasileña estaba programada para octubre de 2013, pero Rousseff la canceló tras enterarse, por las revelaciones del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad Edward Snowden, de que había sido víctima del espionaje estadounidense.

El impasse bilateral ha sido superado progresivamente, en especial luego de la reunión de los mandatarios en la Cumbre de las Américas realizada en Panamá. “Creo que esta visita indica hasta qué punto hemos pasado página (al espionaje) y avanzamos”, añadió Rhodes.

Duplicar el comercio. Se espera que los dos jefes de Estado anuncien convenios concretos en el área de comercio, un tema que, según los expertos, interesa especialmente a Brasilia para reactivar la economía del país y superar el escándalo de corrupción en Petrobras.

Washington quiere satisfacer el “interés de la comunidad empresarial estadounidense en Brasil” de mejorar las condiciones de comercio e inversión, según Rhodes, y aumentar el comercio bilateral, que suma 100 millardos de dólares anuales.

El director para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mark Feierstein, espera que el intercambio se pueda duplicar en la próxima década. “En esta visita se darán pasos que nos llevarán en esa dirección”, dijo.

A Estados Unidos también le interesa hablar de cómo aumentar los viajes en ambas direcciones, aunque según Feierstein, harán falta más encuentros para poder anunciar la entrada de Brasil en el programa de exención de visados del Departamento de Estado.

 

Fuente: El  Nacional