Nacional
VP exhorta a juez Lucía Suárez a otorgar libertad a Rosmit Mantilla ante irregularidades contenidas en el expediente
Nacional

 Con un fuerte despliegue de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana, efectivos de este componente militar limitaron violentamente el trabajo de los medios de comunicación, quienes se disponían a cubrir declaraciones de dirigentes de Voluntad Popular a las afueras de la Fiscalía General de la República.

A propósito del cumplimiento del lapso para que el Ministerio Publico presente el acto conclusivo del caso del dirigente del Movimiento Proinclusión de la tolda naranja, Rosmit Mantilla, dirigentes y activistas acudieron a la Fiscalía para exigir su liberación, hacer un llamado a las autoridades a  valer la Constitución y a tomar una decisión ajustada a derecho ante las irregularidades presentes en el expediente, entre ellas la declaración escueta de un “patriota cooperante” quien asegura punibilidad en las acciones de Mantilla.
Ana Karina García, miembro del Frente Universitario de la tolda naranja, advirtió a la juez Lucía Patricia Suárez, del Tribunal 8vo de Control, que de no actuar apegada a derecho, las mismas normas que viola por ser complacientes al régimen, serán las que mañana la juzgarán. Reiteró que el único delito de Rosmit Mantilla es pensar diferente y trabajar por un país donde Todos los Derechos sean para Todas las Personas.
“Hoy la Fiscalía deben imputar, archivar o hacer sobreseimiento de la causa de nuestro compañero. Hoy le decimos a la juez y al fiscal José Luis Orta que lo piensen dos veces antes de tomar la decisión. Hoy les decimos a las autoridades que piense en sus familias, en sus hijos, porque si hoy imputan a nuestro compañero limitaran entre barrotes de la dictadura su futuro y el futuro de la juventud venezolana“.
Por su parte, Edgar Baptista, coordinador político del Movimiento Proinclusión, aseguró que el caso de Rosmit se califica como un falso positivo ya que régimen utilizó elementos perversos, como la siembra de evidencias y la declaración de un testigo anónimo para vincular a Mantilla con un plan desestabilizador.
“Este caso le preocupa a la comunidad LGBTI ya que representa otra violación a nuestros derechos, entre los que destaca la prohibición a manifestar en el municipio Libertador y el cierre de servicios como el centro público Negra Hipólita para personas transexuales”.
Rosmit Mantilla, a quien hoy se le acusa de instigación pública, intimidación pública, obstaculización de vías, incendio de edificios públicos y privados, daños violentos y asociación para delinquir, es un joven estudiante de comunicación social, fundador del Movimiento Proinclusión de Voluntad Popular y defensor de la comunidad sexodiversa, fue detenido el pasado 2 de mayo cuando funcionarios del Sebin sembraron en su casa evidencia que busca incriminarlo en un supuesto plan desestabilizador, así lo aseguró Luisa de Flores, abuela de Mantilla, persona de la tercera  edad quien se vio obligada a declarar rodeada por un piquete de la GNB que obligó a los periodistas y a activistas de Voluntad Popular retirarse del lugar, violando el derecho al libre tránsito.