Nacional
WSJ: La deuda de Venezuela, rentable para los valientes
Nacional

Venezuela sufre una carestía generalizada, un vertiginoso aumento de la mortalidad infantil y una inflación de 500%. Sin embargo, sus bonos soberanos son los de mejor desempeño en los mercados emergentes este año, con un rendimiento para los inversionistas de 46% hasta el viernes.

Por: Matt Wirz, Carolyn Cui y Anatoly Kurmanaev/ The Wall Street Journal.

El gobierno de Nicolás Maduro paga miles de millones de dólares al año por el servicio de la deuda, pese a que es incapaz de importar suficientes alimentos y medicinas. La situación ha polarizado a los inversionistas en mercados emergentes. Algunos grandes gestores de fondos redoblan su apuesta por los bonos venezolanos debido a su alto rendimiento. Otros evitan el país por completo, porque creen que una cesación de pagos es inevitable.

Fidelity Investments tiene al menos US$1.800 millones en valor nominal de bonos emitidos por el gobierno y la estatal Petróleos de Venezuela S.A., o PDVSA, segúnMorningstar Inc., que sigue el mercado. Su fondo de mercados emergentes, que ha invertido 7% de su cartera en deuda venezolana, ha registrado un retorno de 16,7% este año, alrededor de 3 puntos porcentuales más que los fondos de inversión comparables, según Morningstar.

El fondo de bonos de mercados emergentes de T. Rowe Price, que administra US$6.200 millones, tenía 7,9% de sus activos en deuda venezolana a fines de septiembre, principalmente en bonos de PDVSA que vencen este año. Al viernes, había acumulado un retorno de 17,6%.

La petrolera estatal, cuyos bonos representan aproximadamente la mitad de lo que se considera deuda soberana del país, lanzó en las últimas semanas una oferta a los tenedores de bonos de corto plazo para canjear esos papeles por deuda con vencimiento en 2020, pero ha tenido problemas para convencer siquiera a la mitad de esos acreedores.

Michael Hasenstab, que gestiona el fondo de US$42.000 millones Templeton Global Bond, de Franklin Templeton, se desprendió de la deuda del país en 2014. El fondo ha pagado un precio por esa decisión, al obtener un retorno de apenas 1,89% este año. “Es un misterio para nosotros cómo y por qué eligieron servir su deuda externa”, dijo Hasenstab.

Cerca de un tercio de los fondos de deuda de mercados emergentes que rastrea Morningstar no tiene exposición a Venezuela, a pesar de su ponderación de 2% en un indicador que es ampliamente seguido por el mercado.