Opinión
¨DOLLAR¨ TRUMP
Opinión

@romanibarra

Decantados los procesos para elegir a los candidatos de los partidos Demócrata y Republicano, la sociedad norteamericana enfrenta retos nada desdeñables de cara a las elecciones de noviembre 2016. Resulta harto elocuente el hecho de que un sujeto tan aparentemente ¨antisistema¨ se haya colado en las filas del conservadurismo republicano, derrotando a pre candidatos de experiencia en el servicio público, y comprobadamente leales a la doctrina de ese partido. La estrategia de confrontación le dio resultados a Trump para acceder a la candidatura; no obstante hay que medirlo frente a la realidad, esto es, la búsqueda de la presidencia de los Estados Unidos.

El hecho de que la dirigencia del partido republicano no le haya acompañado en la convención para aceptar la nominación, habla muy mal de esa candidatura en el seno de quienes tienen la obligación de pensar en la trascendencia del partido como pieza necesaria dentro del sistema político estadounidense, en el entendido de que tras ocho años fuera de la Casa Blanca –derrotados por el claro liderazgo del Presidente Obama-, un candidato perdedor puede alejarlos aun más del fervor de sus militantes y dirigentes tradicionales, con lo cual, perdería no sólo el partido republicano, sino que se pondría en peligro la propia estabilidad política de la nación más poderosa del mundo.

Pero pensando más allá de lo que pueda significar esa candidatura para su partido, hay que pensarla en el contexto internacional, y allí si habría que detenerse a evaluar el alto riesgo y el peligro que significa para el mundo, el que un sujeto sin condiciones de estadista; megalómano; ignorante, e inestable emocionalmente pueda generar al precario equilibrio de la paz mundial.

Un hombre que dice: ¨…, si tenemos el mejor arsenal nuclear, por qué no usarlo?¨, o quien desprecia la existencia de los latinos en los EEUU; se burla públicamente de un héroe de guerra norteamericano de origen musulmán; desestabiliza a la OTAN; explota a las mujeres del concurso Miss Universo; evade impuestos; se aprovecha del estado tras escándalos de quiebra y fraude para ganar dinero (su verdadero deseo), no puede ser una persona confiable para dirigir los destinos de la nación. Y si además, es capaz de aliarse con enemigos declarados de su país como el totalitario Wladimir Putin, invitándole a que ejerza espionaje en contra de la plataforma de seguridad norteamericana, no puede ser acompañado por los ciudadanos de ese país, ni por quienes sentimos admiración y respeto profundo por los Estados Unidos; por su historia, por su organización y desarrollo, así como por su cualidad de garante de equilibrio y paz duraderas para la región y el mundo entero.

Su narcisismo, y ¨excentricidad¨ contrastan abiertamente con el estilo moderado, y profesional de la candidata Hillary Clinton, quien no sólo tuvo el mejor arranque posible desde el momento de su aceptación en la convención del partido demócrata debido a su propio talento, y el conocimiento que la población tiene de sus éxitos tanto en el sector privado, como en el servicio público, todo ello potenciado con los muy aquilatados discursos y presentaciones de diferentes líderes como la primera dama Michelle Obama, Madeleine Allbright, Michael Bloomberg, Bill Clinton, y el cierre apoteósico del Presidente Obama.

Quiera Dios que el espíritu de los padres fundadores de los Estados Unidos, expresado en la declaración de independencia del 4 de julio de 1776, así como en la Constitución de 1787, ilumine a los ciudadanos de hoy para elegir sabiamente a Hillary Clinton, y no al caza fortunas de Dollar Trump. God Bless America!

 

Roman Ibarra

12 Artículos