Opinión
16/JULIO/17: EL PUEBLO DECIDE
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

Para: Diario 2001

El gobierno dictatorial de Maduro, bajo las órdenes de Cuba, cerró todos los caminos electorales en Venezuela, y ello no deja más opción que nuestra decisión irreversible de reconquistar la democracia como sistema político marcado en la Constitución vigente como el único posible, bajo los mecanismos de la lucha cívica y pacífica que seguimos llevando adelante.

Luego de las sentencias 155 y 156 emitidas por el TSJ fraudulentamente, con las cuales, pretendieron acabar con la constitución, y la democracia, la Fiscalía General de la República denunció la ruptura del hilo constitucional, y desde entonces la ciudadanía que ya luchaba en las calles, salió con más fuerza a pelear contra la imposición del totalitarismo comunista y corrupto en nuestro país.

No le bastó a la dictadura romper las reglas de la constitución con las sentencias chimbas del TSJ, sino que además nos quiere imponer una asamblea nacional constituyente comunal para someternos con el minúsculo apoyo que les queda, a contrapelo de la voluntad de la mayoría, y sin consulta.

Ya somos más del 90% de la población total los que rechazamos ese proyecto comunista y totalitario, no sólo porque nos consta que ha fracasado dondequiera ha sido puesto en práctica como la URSS, Corea del Norte, y Cuba, entre otros, sino porque los venezolanos estamos conscientes de cuánto costó la independencia a nuestros libertadores, y queremos seguir siendo libres para siempre; somos los dueños de nuestro destino.

La decisión está tomada; nuestros compatriotas no soportan más precariedad y pobreza. No es posible que en el país del petróleo, importemos gasolina; con tierras fértiles, no produzcamos nuestros alimentos y pasemos hambre. Es inaceptable que el hampa acabe con nuestras vidas, sin un gobierno que los encarcele. Hartos estamos de que nuestras familias se dividan y destruyan por el odio sembrado por los acomplejados que nos gobiernan; que nuestros hijos se vayan del país buscando el presente y futuro que el comunismo les niega. Gran impotencia y rabia es lo que produce ver a los corruptos del gobierno y sus familias viajando por el mundo disfrutando del dinero que nos han robado a manos llenas, mientras muchos de nuestros compatriotas no tienen nada que dar a sus hijos para mitigar el hambre y la desesperanza.

Son muchas las razones que tenemos los venezolanos para protestar ruidosamente contra un gobierno que regala las riquezas del país a sus aliados en el mundo para comprar su apoyo en los organismos internacionales, mientras aquí en Venezuela no hay escuelas; hospitales; carreteras; comida; medicinas; seguridad de personas y bienes, solo muerte y dolor.

El gobierno comunista y dictatorial de Maduro siempre tramposo nos ha engañado sistemáticamente, y por ello cerró todo diálogo posible para impedir salidas a la crisis creada por ellos; se burló incluso de su santidad el Papa Francisco cuando incumplió los acuerdos de la mesa de negociación. Ahora, si quiere entendimiento, negociación, y acuerdos de gobernabilidad, tiene que demostrar sin lugar a dudas, que puede cumplir y que no quiere seguir mintiendo. Tiene que aceptar la liberación de los presos políticos; la ayuda humanitaria urgente para nuestro país; la celebración de elecciones vencidas y por vencerse; la sustitución del TSJ chimbo, y tiene que respetar la independencia plena de los poderes, especialmente a la Asamblea Nacional, y la Fiscalía.

Nosotros mientras tanto, vamos a demostrarle al mundo entero este 16 de julio que no nos calamos imposiciones totalitarias. Reconquistemos la democracia y apoyemos la consulta popular. Que nadie se quede en casa; la libertad nos lo exige. Viva Venezuela libre!!

 

 

 

Roman Ibarra

35 Artículos