Opinión
2018 PARA EL CONSENSO
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

Para: Diario 2001

Llega el 2018 arrastrando el pesado fardo del año anterior con el penoso record de haber sido el peor período para cualquier país del mundo en todos los sentidos, y sin señales de corrección desde el gobierno como para pensar en la posibilidad de un cambio de rumbo en lo económico; en lo social, ni en lo político.

Hoy ostentamos un vergonzoso 82% de pobreza como nunca antes ocurrió en nuestro país, y el gobierno de Maduro tiene la desfachatez de decir que es falso, y por ello Venezuela no necesita en consecuencia de ninguna ayuda humanitaria para alimentar, y curar a hambrientos, y enfermos: verdaderamente criminal.

Sin importar su descrédito nacional e internacional en asuntos sociales y económicos, el gobierno solo dedica esfuerzos para dividir a la oposición, por cierto con bastante éxito, hasta el punto de que hoy las encuestas reconocen que detrás del gobierno lo más desprestigiado es la oposición, habida cuenta de la comisión de errores garrafales.

No obstante, parte del debate en el seno de los partidos individualmente considerados, así como entre ellos como alianza opositora, pasa por la búsqueda de la candidatura presidencial para sus respectivos líderes, entre los que hay inhabilitados, y otros con exiguas oportunidades de abanderar candidatura alguna por sus bajísimos puntajes en las mediciones de opinión.

Nadie puede negar que luego de los resultados del 6D/2015, la oposición es mayoría en nuestro país, y sin embargo ninguno de sus dirigentes concita el acompañamiento suficiente para ser el líder de la coalición.

Es por ello que cada día cobra más fuerza la idea de una candidatura de consenso; una candidatura de unidad nacional que enfrente con éxito los intentos totalitarios del oficialismo de perpetuarse en el poder, y nosotros nos contamos entre quienes auspician esa posibilidad, toda vez, que sentimos que se nos hace tarde para emprender la tarea inmensa de recuperar el sistema político democrático y abrir condiciones de vida cónsonas con la condición humana.

Un sistema democrático de libertades plenas en el que se pueda garantizar la seguridad jurídica para la inversión nacional, e internacional; la generación de empleos; la liberalización de la economía; la dignidad del trabajo y los trabajadores; el respeto al estado de derecho; las instituciones,  los acuerdos y tratados internacionales.

Es necesario garantizar efectivamente la vida; los derechos humanos (alimentación, medicinas, el voto, el estudio, seguridad personal y de bienes); que no haya presos políticos. En fin, se trata de conquistar un sistema que promueva el desarrollo, y la paz; no la miseria y la guerra.

Para abanderar esa propuesta unitaria de consenso, es necesario que quienes toman las decisiones políticas en la oposición consulten entre sí, y con la sociedad civil organizada, y reaccionen rápida y certeramente, para promover una candidatura más allá de sus propios partidos, detrás de la cual nos pongamos todos los venezolanos que queremos derrotar el comunismo corrupto e incompetente que hoy destruye al país.

Por fortuna el país cuenta con unos cuantos venezolanos que tienen las condiciones suficientes para convertirse en el abanderado de la candidatura de la unidad nacional, y con ella salir a competir desde ya contra los intentos colonizadores y esclavistas de Maduro y sus aliados, al servicio de sus amos de la dictadura cubana.

La sociedad reclama una decisión urgente, pues se nos va la vida y la libertad si no tomamos el camino correcto. No hay margen para nuevos errores, nuestra gente no nos lo perdonaría.

Es la hora de la grandeza, Venezuela lo merece; es justo y necesario!!

 

Roman Ibarra

74 Artículos