Opinión
A un año de tu luz
Opinión

El tiempo pasa volando como dice el refrán popular y es una verdad infinita.  Ya mama cumple un año de fallecida el próximo 4 de junio, me parece que no es cierto, la veo todos los días en mi casa.

Parafraseando a Andrés Eloy “estoy con tu recuerdo y el recuerdo es un año pasado que se queda¨.

Cuan sabio otra vez Andrés Eloy en su ¨Coloquio bajo la palma¨:

A Dios que me de tormentos,

A Dios que me dé quebrantos,

pero que no me dé un hijo

de corazón solitario.

Mama, nos formó  siempre con corazón solidario, pendientes del prójimo cualquiera que fuera su condición socio-económica, con normas familiares y rígidas. De las últimas matronas de Mérida, inteligente, organizada supo enfrentar por 15 anos su viudez con altivez, valentía cristiana y coraje humano, nunca la vi afligida pese a que en 1986 Richard nuestro tercer  hermano murió de un infarto a los 33 años de edad, un 20 de diciembre.

Después mi padre Hugo Dávila en 1999 murió igualmente de una afección cardiaca. Médico, profesor universitario, fundador de la Nefrología venezolana, senador y de la segunda generación de líderes fundadores de AD en Mérida que en los días de la Revolución de Octubre del 45 le toco atender en el puesto de socorro de Caracas a los heridos de la Revolución, actividad certificada en un parte de la Junta Revolucionaria de Gobierno donde le reconocieron sus servicios medico-militares firmado por Rómulo Betancourt, creó junto con Mama un hogar modesto, esplendido, exitoso y católico.

Mama supo comprender la actividad política, su hermano el Coronel Jesús Manuel Gámez Arellano, artillero  fue el comandante de la Guarnición de Maracay que formó gobierno junto con Valmore Rodríguez y Carlos Andrés Pérez cuando los militaristas tumbaron al maestro Rómulo Gallegos el 24 de noviembre de 1948. Diez años estuvo exiliado en España el Coronel Gámez Arellano.

Mama siempre repetía “esos si eran militares de verdad”. Demócrata, y de la estirpe de los fundadores revolucionarios de AD, vivió y murió preocupada por el destino de Venezuela, y sobre todo me recordaba  siempre la lealtad y compromiso con el pueblo y que lo defendiera. Cuando me agredieron me dijo “devuélvales el coñazo a esos carajos” así era ella.

Denunció en sus plegarias la represión y asesinatos contra los estudiantes.

Mama fue una mujer recia, caritativa, sus antecedentes están en la ULA con Pedro Juan Arellano, Rector de la ULA en 1858, senador y gobernador de la Provincia de Mérida en 1863, en la Iglesia con el Presbítero Ezequiel Arellano que trajo la primera imprenta en Bailadores.

Sus abuelos oriundos de Bailadores prestaron su Casa Natal para que Bolívar entrara como libertador, en la ruta de la campana admirable.

Jamás te olvidaremos!

Williams Davila

18 Artículos