Opinión
ASEGURAR EL TRIUNFO DEMOCRÁTICO
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

Para: Diario 2001

Visto el rotundo éxito de la Consulta Popular llevado a cabo el 16 de julio-17,  aprobado por la Asamblea Nacional, y organizado en tiempo récord por la MUD, se hace imperativo preservar el triunfo,  garantizar la continuidad de los aciertos, y con ello, seguir disminuyendo al contrario para reconquistar la democracia.

Para que ello sea posible, la MUD tiene que extender, y profundizar su liderazgo, e impedir manifestaciones ¨anárquicas¨, frenando, y/o deslindándose de quienes con su actitud guerrerista, cuestionan y agreden su conducción, y peor aún, le sirven al gobierno en bandeja de plata la argumentación para socavar el avance indiscutible de las fuerzas opositoras.

Es inaceptable para la racionalidad que luego del 16-J-17, y pasando por encima de las decisiones de la MUD, un grupo autodenominado Resistencia proceda a generar el caos en la ciudad (en el Este de la ciudad), y contradiga abiertamente la agenda opositora, sin que la MUD desautorice, contradiga, o se deslinde.

Esto se ha convertido  en el modus vivendi de un sector que encontró en la ¨guerra¨ callejera la manera de desbordar al liderazgo opositor democrático, para imponer su agenda de violencia, y anarquía, aprovechándose de importantes sectores cuya generosidad indiscutible termina por financiar ¨la soga de nuestro propio cuello¨.

Es bueno recordar, y así lo hemos hecho en consulta con nuestro amigo  APP, los graves errores cometidos en estos tiempos, con los cuales, el gobierno ha podido disfrutar de 15 larguísimos años de injusta prórroga.

Si en 2002, no se hubiera puesto la torta de la huelga petrolera indefinida, la plaza Altamira con la ¨ingenuidad¨ de los militares, y no hubiera ocurrido el Carmonazo; y si luego en 2005 no se hubiera chantajeado a los partidos desde entidades de la ¨sociedad civil¨ para abandonar el parlamento; y en 2014 no se hubiera realizado la locura e impaciencia de ¨La Salida¨, no le hubiésemos regalado a Chávez y ahora a Maduro, estos 15 años en los cuales han destruido la República; al sector privado de la economía; a los trabajadores, y a todo el país.

Ahora, para ponerle la guinda a la torta- pretenden arrebatarnos lo poquito que queda con ese intento de imponernos su asamblea nacional constituyente comunal, a contrapelo de la opinión del 90% de la población que la rechaza de manera contundente.

Para que el gobierno logre su cometido, es necesario que en el bando de la oposición reine el desorden; el caos, y la obscuridad en la conducción. No puede ser que algunos líderes para ¨complacer¨ al pueblo, terminen dejándose gobernar por la arbitrariedad; es la hora de la sindéresis, y la calma.

Satanizar la posibilidad de buscar salidas consensuadas a la crisis mediante el diálogo, y las negociaciones que siempre debe haber en política, como en todo el quehacer humano, solo conduce a la locura, a la ruptura y la guerra, y por ello, es un error que la dirigencia democrática se deje chantajear por quienes en su desvarío pretenden llevarnos a la muerte.

El gobierno se frota las manos con cada error de la oposición; no permitamos que se nos vaya el triunfo de las manos. Pongamos orden, y aislemos a los extremistas.

Presionemos con mucha fuerza cívica, unidad, e inteligencia; cada vez estamos más cerca, pero debemos impedir que cualquier desbordamiento nos destruya.

Aprender de los errores del pasado es un deber para evitar que volvamos a caer en ellos, y el comunismo los aproveche para perpetuarse tal como es su deseo.

Es la hora de la UNIDAD DEMOCRATICA!!

Dossier 33

18764 Artículos