Opinión
¿Autogolpe?
Opinión

Mientras la profundización de la crisis económica y social cada día le genera mayores calamidades al pueblo venezolano, el gobierno nacional en vez de rectificar las causas de lo que está ocurriendo en Venezuela, invierte sus principales energías en atornillarse en el poder sin tomar medidas de fondo que eviten un mayor deterioro de la calidad de vida de los venezolanos.

El oficialismo comenzó a maniobrar después del pasado 06 de diciembre, y la pasada Asamblea trabajó hasta el 23 de ese mes para designar inconstitucionalmente a varios militantes del partido de gobierno como supuestos magistrados, con el fin de preparar una celada que les permitiera desconocer la soberanía popular que eligió una nueva Asamblea Nacional con mayoría calificada de la Unidad Democrática como demostración indubitable del claro mandato de cambio para los legisladores electos.

Luego, cuando la Asamblea Nacional se negó a la aprobación de la Emergencia Económica solicitada por el Presidente Maduro por considerar que contenía propuestas que pretendían ratificar las políticas económicas que ya habían fracasado, comenzaron a utilizar a los Magistrados comprometidos para cometer en nombre de la Sala Constitucional la primera violación a la Constitución que le da la competencia exclusiva a la Asamblea Nacional para aprobar o no esa Emergencia Económica en ejercicio de sus funciones de control, entonces la Sala Constitucional decidió ejercer ella, sin competencia para hacerlo, las funciones de la Asamblea Nacional y aprobó la Emergencia, y luego su prórroga, utilizando argumentos políticos y arbitrarios para violar la Constitución. Ya se venció la prórroga de la Emergencia Económica aprobada arbitrariamente por el TSJ, y tal como lo advirtióla Asamblea Nacional, hoy la situación económica del país es más grave que cuando comenzó la Emergencia.

La contumacia del gobierno nacional hace que cada vez más haya mayor riesgo de que pasemos de la crisis al colapso, mientras las iniciativas constitucionales de la Unidad Democrática son torpedeadas por el Ejecutivo Nacional y por los otros poderes que controla, intentando cerrar todas las salidas democráticas. Entre esas acciones se percibe una clara operación morrocoy por parte del CNE, que es parte del intento de retrasar la iniciativa constitucional del Referendo Revocatorio impulsado por la oposición. Todo ello ocurre mientras la escasez de alimentos, medicinas, y la inseguridad ciudadana, hacen estragos en el bienestar de los venezolanos, quienes están dispuestos a ejercer sus derechos para que las cosas cambien en nuestro país.

El último capítulo en este rumbo que lleva el gobierno de Maduro de imponer un régimen autoritario contrario al interés nacional violando la Constitución, fue la ocurrencia de intentar modificar la Carta Magna a través de un Decreto Presidencial como el dictado con el N° 2.309, que pretende dejar sin efecto por esa vía impropia que constituye una grosera violación al texto constitucional, las competencias que tiene la Asamblea Nacional de conformidad con los Artículos 240 y 246 constitucionales, de acuerdo alos cuales el Poder Legislativo con tres quintas partes de sus miembros presentes puede emitir votos de censura que acarrea la destitución inmediata del Vicepresidente o de cualquier Ministro.

Esa disposición existe como competencia del Poder Legislativo nacional desde la Constitución de 1864, y desde esa época hasta el Presidente Maduro, ningún gobernante había intentado modificarla o dejado de aplicar teniendo como fundamento un Decreto Presidencial. Ese hecho es demostrativo de la vocación totalitaria del Presidente Maduro, lo cual junto a la falta de voluntad para rectificar y el desprecio por la soberanía popular que eligió a esta Asamblea Nacional, lo conducen a esta extravagancia inaceptable para la inmensa mayoría del pueblo venezolano y para quienes tenemos el deber de defender el respeto a la Constitución  y la vigencia de los valores democráticos.

Ante esas circunstancias, que nos hace sospechar cada vez con mayores fundamentos que está en marcha un autogolpe dirigido por el Presidente Maduro, con el objeto de desconocer la voluntad de cambio del pueblo venezolano y su derecho a expresarse a través de un Referendo Revocatorio, que es un derecho Constitucional de los ciudadanos. Por tanto, es necesario convocar a toda la sociedad democrática a una gran movilización nacional para defender la Constitución, a la Asamblea Nacional como expresión de soberanía popular, y al derecho del pueblo venezolano que ya no soporta más a este mal gobierno, a convertirse en el protagonista del cambio político democrático para poder tener un país libre, que nos permita reconstruir a Venezuela sobre la base de un desarrollo económico con justicia social, y en libertad.

barbozaomar@yahoo.com16-05-2016

 

 

Omar Barboza

40 Artículos