Opinión
Batalla de los sexos
Opinión

Uno de los casos de estudio que analiza la teoría de juegos para entender situaciones en las cuales la coordinación es la clave para que los jugadores obtengan la mayor ganancia posible, es conocido como la Batalla de los Sexos. Se trata de una pareja que vive unida y feliz, aun teniendo intereses distintos: él es fanático del boxeo, mientras que ella lo es de la ópera. Cuando salen juntos y van al boxeo, ambos disfrutan, aunque él más que ella; cuando van a la ópera, la situación se invierte. La unidad se mantenía acordando las salidas con sentido de equidad, hasta que el marido tomó la costumbre de imponerse con un hecho cumplido: “Mi amor, esta noche vamos al boxeo, ya compré las entradas”. Ante esta conducta egoísta y desconsiderada, la unión se resquebraja y ambos terminan perdiendo.

La MUD existe porque los partidos de la oposición entendieron que, bajo un sistema electoral mayoritario sin segunda vuelta y con un electorado polarizado al extremo, tal como ocurre actualmente en nuestro país, sería un verdadero suicidio político competir electoralmente sin estructurar una alianza perfecta.

No es fácil mantener este indispensable frente unitario porque en la MUD coexisten dos tendencias políticas que divergen en su apreciación táctica. Un grupo privilegia la agitación de la calle para precipitar un cambio de gobierno; el otro pone énfasis en las tareas de organización para ganar las elecciones. En este contexto, la reiterada imposición unilateral de su agenda por parte de Voluntad Popular, hace recordar al marido egoísta, con sus dos entradas al boxeo, “invitando” a su pareja.

Afortunadamente, las manifestaciones del sábado fueron multitudinarias y transcurrieron en paz; pero esa circunstancia no es válida como justificación ex post facto de una actitud que socava las bases de la unidad y pone en riesgo la victoria electoral que todas las encuestas están pronosticando.

Manuel Narvaez

49 Artículos