Opinión
BIENVENIDAS LAS PRIMARIAS
Opinión

@romanibarra

 

En medio de las amplias dificultades por las que atravesamos en esta lucha contra un gobierno antidemocrático y ruin, nos vemos en la necesidad de acudir a la cita de las elecciones primarias de la oposición, habida cuenta de que no se pudo lograr consenso en todos los estados de la República.

No es secreto para nadie, que el oficialismo por temor a una amplia derrota, suspendió de manera abusiva las elecciones regionales que debieron hacerse en diciembre de 2016, tal como ordena la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pero con el secuestro que han hecho de todas las instituciones, excepto la AN, manipulan al CNE para hacer cuanto les venga en gana.

Suspendieron el proceso porque no eran ¨prioritarias¨ en vista de la crisis económica del país (creada por ellos mismos); falso de toda falsedad,  pero cualquier argumento es válido para quienes actúan como malandros dueños del patio. Dijeron que se celebrarían en diciembre 2017, y luego para su supuesta conveniencia las adelantaron para octubre, y sin embargo, aun no entregan la fecha; todo con el ánimo de burlarse de la opinión de la gente, y especialmente con la idea de tratar de dividir a la oposición.

Ciertamente han puesto a su servicio al laboratorio criminal del G2 cubano, y a algunos ingenuos de la ¨oposición¨, quienes lejos de criticar al gobierno por sus maniobras, se dedican a agredir e insultar a la dirigencia de la alternativa democrática. Nadie dice que no critiquen cuando hay razones para ello, pero no que empleen todo su tiempo en destruir, sin proponer ninguna idea. A pesar de todas las maniobras y desinformación, la intención de voto de la gente se muestra creciente, afortunadamente.

En el ámbito de las oposición representada en la MUD, solo fue posible lograr consenso en tres estados; en los otros 19 habrá elecciones primarias para decidir quienes representarán los intereses de los demócratas, para derrotar a los candidatos del comunismo mediocre, la colonización cubana y la corrupción.

Nosotros, desde nuestra modesta condición, hemos alertado acerca de los peligros que se ciernen –adicionalmente- sobre nuestro país, si caemos en la trampa de favorecer al gobierno con nuestra abstención. El gobierno con todo el inmenso descrédito internacional que se ha ganado por su recurrente violación de DDHH; así como de todas las reglas democráticas universalmente aceptadas, necesita desesperadamente algún reconocimiento, y les caería de perlas que la oposición abandonara la lucha para restregarle al mundo que ellos son los pacíficos y demócratas, y nosotros los violentos e irrespetuosos de las reglas de juego.

Qué hacemos entonces, le regalamos al gobierno 23 gobernaciones sin competir? Craso error. Sería repetir el gravísimo dislate de haber abandonado la lucha por las parlamentarias en 2005, dejándole el camino libre al hampa para hacer y deshacer como lo hicieron. Esa es la fuente de buena parte de nuestros males, los cuales, ahora tenemos que revertir.

La selección democrática de nuestros candidatos a gobernadores en primarias, dinamiza la lucha en todos los estados, y nos obliga a imbricar ese proceso con las luchas populares en su legítimo reclamo porque haya un canal humanitario que permita el ingreso de alimentos y medicinas a nuestro país; para que liberen a nuestros presos políticos y cese la tortura criminal en su contra; por el respeto a la libertad de expresión; por la seguridad personal y de los bienes de los venezolanos, en fin, porque se restituya la democracia en nuestro país.

Sigamos derrotándolos, pues aunque quieran suspenderlas, están contra la pared. Vamos a triunfar!

Roman Ibarra

46 Artículos