Opinión
Camilo Torres: “El cura guerrillero”
Opinión

Gabriel García Márquez, fue amigo y compañero de universidad en Bogotá
del cura Camilo Torres. En un documental realizado en 1974, dijo: “Lo
que más me interesa del mito de Camilo es que es una demostración más,
y una demostración muy triste, muy dolorosa, de que América latina no
cree sino en héroes muertos”.
Camilo Torres es considerado el “Che” colombiano. Cayó abatido en el
primer combate guerrillero que participó contra el ejército
colombiano. Tuvo como seudónimo “comandante Argemiro”.
Sus orígenes
.El 3 de febrero de 1929, nació Jorge Camilo Torres Restrepo en la
ciudad de Bogotá, capital de Colombia. Hijo del prestigioso médico
Calixto Torres Umaña y de doña Isabel Restrepo Gaviria. Pertenecía a
una familia acomodada, con recursos económicos, de la clase alta, de
la Burguesía (Cachacos). El padre de Camilo era miembro del partido
liberal. Cuando Camilo tenía dos años de edad sus padres y su hermano
Fernando, se van a Europa. Viven en Ginebra, Bélgica y Barcelona
(España), donde permanecen durante tres años. En 1937, sus padres se
divorcian, Camilo y Fernando se quedan a vivir con su madre en Bogotá.
Estudian en los mejores colegios, la primaria la realiza en el
Colegio Alemán y el bachillerato lo estudia en el Liceo Cervantes.
Estudios en Europa y la política
En 1946, finalizada la segunda guerra mundial, comienza los estudios
de Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, estudia un semestre
y se retira de la Universidad. Ingresa al Seminario Conciliar de
Bogotá, permanece siete años de estudios continuos. Como cristiano se
interesa por el tema social, la pobreza y la justicia social. En 1954,
se ordena como Sacerdote. Ese año viaja a Bélgica y se inscribe en la
Universidad de Lovaina para estudiar Sociología. Recorre Europa y
establece contactos con la Democracia Cristiana, con el movimiento
sindical, con los movimientos de resistencia argelina en Paris.
En 1958, termina los estudios en Bélgica y se queda en Europa hasta
1959 cuando regresa a Bogotá. Ese año es nombrado Capellán de la
Universidad Nacional. En esa casa de estudios se vincula además como
profesor universitario.
La lucha por los pobres y la igualdad social
En 1960 funda la Facultad de Sociología, junto al doctor Orlando Fals
Borda. Puso en práctica proyectos sociales y comunitarios, desarrolló
esfuerzos para buscar el bienestar de los pobres y los más
necesitados. Sus conocimientos adquiridos en Europa, los compartió con
su pueblo. Como Capellán introduce en Colombia reformas del II
Concilio Vaticano, planteando que la misa no debe darse de espalda
sino de frente, que debe darse en lenguaje español y no en latín. Su
lema fue: “El problema no es rezar más, sino amar más”.
Es en el año 1962 cuando en la iglesia comienzan los problemas con
Camilo por las labores que estaba haciendo. El Cardenal Concha Córdova
se siente incomodo con la gestión del Capellán Torres, ya que los
trabajos académicos, las funciones administrativas que estaba
realizando dentro de la universidad, fueron mal vista, razones de
orden ideológico lo enfrentan al Cardenal, quien lo destituye y lo
saca de la Universidad Nacional. Comienza a participar en seminarios,
charlas, congresos, en todas presentaba ponencias y trabajos de
estudios. Fue tanta la presión que le hizo el clero que se vio
obligado a renunciar al sacerdocio en 1965.
La ideología lo lleva a la guerrilla
Ese año hace contacto con el frente de Liberación Nacional (FLN),
sigue dándole continuidad a su política, en la búsqueda de un
movimiento de unidad popular. A tales efectos organiza una fuerza
política el “Frente Unido del Pueblo”. Comienza un plan de
manifestación y agitación política en las ciudades, llena las plazas
públicas y tiene un crecimiento vertiginoso de ascenso político, toma
como bandera la abstención como posición revolucionaria. Publica el
semanario “frente Unido”.
El mes de julio de 1965 Camilo Torres hace un viaje clandestino a
Santander para entrevistarse con Fabio Vásquez Castaño, el máximo
dirigente del Ejército de Liberación Nacional (ELN), movimiento
inspirado en la guerrilla cubana M-26. El cura Camilo prefirió el ELN
y no las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que era
de tendencia comunista y atea. Lo que le da un gran prestigio al ELN.
La muerte sorprende a Camilo Torres
En noviembre de ese año, se incorpora al frente guerrillero del ELN,
el prestigio que tenia Camilo Torres, afianza a ese grupo insurgente
conocido como los elenos.

El 15 de febrero de 1966, el cura Camilo Torres Restrepo, participa en
la acción armada que se lleva a cabo en las montañas de Patio Cemento
del municipio de San Vicente de Chucuri en el departamento de
Santander. Un grupo integrado por 35 guerrilleros del ELN, entre
quienes se encontraba Camilo, le montaron una emboscada a un
destacamento del ejército colombiano. Los guerrilleros lograron dar de
baja al ejército emboscado, el cura Camilo fue a recoger las armas de
los soldados que habían caído en combate, no se percato de un militar
que se encontraban herido, quien pudo defenderse y le hizo un disparo
mortal. Camilo Torres vestido con su uniforme militar fue sepultado
por el ejército en un lugar clandestino.
El 15 de febrero de 2016, 50 años después aparecieron sus restos. El
presidente Santos hizo un llamado para que aparecieran y sus
familiares y camaradas pudieran darle cristiana sepultura. Se está a
la espera que el ELN, se incorpore a los acuerdos de paz.
Las palabras y estrofas del cantautor uruguayo Daniel Viglieti siguen
recordando a ese muerto que “nunca hemos podido sepultar porque lo
sentimos vivo e interpelante desde la dolorosa realidad que nos
envuelve:
Donde cayó Camilo nació una cruz
Pero no de madera, sino de luz….
Camilo Torres muere para vivir.

marioevaldez@gmail.com
@marioevaldez

Mario Valdez

9 Artículos
@marioevaldez
@marioevaldez