Opinión
Circo sin pan
Opinión

La tendencia a montar circos de quienes están en el Gobierno Nacionalpara engañar al pueblo y hacerles creer en hechos que no existen y en promesas falsas es tanta, que condujo a la intelectual venezolana Colette Capriles a escribir  un libro con el título de “La Revolución como espectáculo”.

La verdad es que al modelo que trataron de imponerle a Venezuela, además de estar construido sobre dogmas ideológicos desfasados que han fracasado en el mundo, simplemente por ir en contra de la naturaleza humana que solo se adapta a modelos que le garanticen progreso en libertad plena para ejercer sus derechos,le agregaron dos componentes fácticos que garantizaron su fracaso: la corrupción asociada a la incapacidad.

Y los resultados están a la vista, dilapidaron la inmensa fortuna que le ingresó a Venezuela en la extensa etapa del barril de petróleo a 100 dólares o más, y al preferir la importación antes que a la producción nacional, nos condujeron a la situación actual que se expresa en el hecho de que hoy no tenemos comida ni dólares con que importarla.

Esa realidad, junto a la violación constante de la Constitución, al desconocimiento de la soberanía popular y a las reglas de la democracia, son los elementos que han determinado que la gran mayoría de los venezolanos esté convencida y trabaja para lograrlo, de la necesidaddel cambio político como pre-condición para superar la grave crisis que afecta a la nación venezolana.

La reiterada burla a la conducta democrática de la oposición, y la falta de sinceridad para juntos buscar soluciones a los problemas del pueblo, es también lo que hace que no tenga ninguna credibilidad la supuesta voluntad de diálogo del Gobierno Nacional. En el 2014 la oposición asistió de buena fe a un intento de diálogo, advirtió en cadena nacional las graves consecuencias para el país sino se producían cambios de fondo en la política económica, se acordó una Comisión de la Verdad para buscar la paz, pero el gobierno, luego de que se calmaron las protestas que querían aplacar, no cumplió con ninguno de los acuerdos  que incluía  la libertad de los presos políticos, y continuó con el intento  de imponer un modelo contrario al interés nacional.

Hay muchas razones para sustentar la posición de Almagro, quien como Secretario General de la OEA considera que en Venezuela se ha producido una grave alteración del orden constitucional, y actuando de conformidad con el Artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, solicitó la convocatoria urgente del Consejo Permanente para analizar la situación y adoptar las decisiones correspondientes. Allí se sabrá, qué países defienden los principios democráticos y quienes son esclavos de otros intereses.

En primer lugar, se altera el principio de la separación de los poderes y el derecho del pueblo a tener una justicia imparcial y oportuna, cuando, a través de una maniobra para desconocer la voluntad popular expresada el 6 de diciembre pasado se designan activistas políticos del gobierno como Magistrados, para evitar que las decisiones de la Asamblea Nacional recién legitimada por el pueblo como expresión de su decisión de cambio, pueda cumplir con su función esencial de legislar para cambiar en positivo la situación del país

Entre las consecuencias más importantes de esa decisión, está el hecho de aprobar supuestas sentencias para anular las funciones de control constitucional que le corresponden a la Asamblea Nacional. Y lo hacen cuando autorizan inconstitucionalmente al Ejecutivo Nacional a no acatar los votos de censura a los Ministros, que es una facultad expresa y exclusiva del Poder Legislativo para lo cual no necesita la aceptación del Poder Ejecutivo, sino su acatamiento; no hacerlo es una grave alteración del orden constitucional.

Le corresponde a la Asamblea Nacional aprobar o no la emergencia económica, pero la Sala Constitucional decidió asumir la competencia del Poder Legislativo y la aprobó, contrariando la decisión del poder que debe hacerlo, de negarla. Esa es otra alteración de la constitucionalidad en la actuación de los poderes públicos. Al hacer esto, simplemente autorizó al Ejecutivo al manejo de las finanzas públicas sin ningún control, es decir, para que siga el festín de la corrupción entre los funcionarios del gobierno y sus Magistrados cómplices, con el dinero de todos los venezolanos mientras el pueblo sigue pasando hambre.

Para seguir engañando, el gobierno sigue montando circos con un actor principal que utiliza las cadenas nacionales pero que no tiene credibilidad porque los hechos desmienten sus interminables palabras. El pueblo sabe que es un circo sin pan, y seguirá luchando hasta que más pronto que tarde se produzca el cambio.

barbozaomar@yahoo.com                                                       13-06-2016

 

Omar Barboza

37 Artículos