Opinión
Con los ojos tapados
Opinión

Ante los sucesos recientes relacionados con nuestra industria petrolera sale a flote lo que era -Sotto Voce- con 10 años de antigüedad, pero que en la revolución no escuchaban, la mafia de Ramirez hizo desastres en la cara del galáctico y su heredero por años. Me estimula traer a colación al príncipe de los ladrones, Autólico, un personaje de la mitología griega. Hijo del dios Hermes, su padre le entrega el poder de robar al que se le antojara y ademas la capacidad de transformar lo robado para esconderlo.

 

Al fisiócrata revolucionario francés, Pierre Du Pond se le atribuye la curiosa frase laissez faire, laissez passer, Dejar de ver, dejar pasar, que Adam Smith amplía para bien del capitalismo en medio de la revolución industrial, es la no injerencia del estado en la economía de libre mercado. La versión extrema del liberalismo teórico sin regulaciones. Pero ese es otro tema.

 

El misterio del ostrero

 

En eso de dejar pasar a la francesa, vamos con una cuenta pequeña y una grande. Siempre me ha resultado imposible saber en que momento disfruto de sentada 50 docenas de ostras en Playa Parguito, hazaña de la que te enteras solo cuando vas a pagar. Además del manjar de dioses, siempre queda el otro sabor, el de la duda, pero no importa. En la antípoda están las cuentas de PDVSA con el mismo sabor, pero que si importan. Era secreto a gritos en las calles caraqueñas, que se estaban robando los barcos de petróleo, que los desviaban en altamar para que se comercializaran en otros países. Que el fondo chino era un barril sin fondo de guisos fáciles. Que el negocio era con la moneda “sucre” en la faja del Orinoco donde ademas regalaban los pozos.Y así iban de cuento en cuento hasta el último: que vendían los contratos de servicio con número de proveedor incluido, preñados con 500 mil dólares de deuda, y uno decía “la gente si habla sandeces” no puede ser tan fácil. Los auditores externos avalaban los balances del desastre en ejecución y nunca dijeron nada, ni la nota respectiva, pero el tufo aumentaba. Ahora parece que si era verdad lo de Autólico y que solo han tocado selectivamente el tema de los seguros con cifras equivalentes al PIB de al menos 50 países del mundo. Asusta.

 

Un país desesperado con futuro

 

El desgobierno que solo vive para la política ya no da para mas, era previsible el colapso económico luego de tapar por años un hueco con otro hasta dejarnos en el abismo de las fosas Marianas. Ya no es posible una reinvención ni un giro provechoso. Asediaron al pueblo y lograron el rechazo y repudio del mundo decente. Por eso los acuerdos de Dominicana son esenciales para baldear con agua fría la tensa situación.

 

¿Cuál es el límite y hasta dónde llegará esto es la pregunta de cafetines panaderías, abastos y polleras vacías de productos por todo el país. Familias divididas y miseria es el saldo social de la revolución, dos millones de convenientes balseros de aire, tierra y mar, para que no voten. Los pobres del estado Bolivar salen por Santa Elena de Uairen a Manaos Brasil donde abandonan sus carros chatarras con llaves incluidas y embarcan al sur con futuro incierto. La frontera con Colombia es un hervidero a punto de convertirse en zona de refugiados, campesinos llaneros y del pie de monte andino pasan las trochas todos los días buscando como todos comida y trabajo . Analfabetas con pasajes aéreos en Maiquetia piden que se les llenen sus formularios de inmigración para RD y Panamá a probar suerte sin saber que son países en extremo costosos. Somos un peligro continental. La revolución murió en el corazón del humilde que solo le interesa votar para comer. Como vimos el domingo.

 

@mcarrillodeleon.

Manuel Carrillo De León

Venezolano observador.
57 Artículos
mcarrillodeleon
mcarrillodeleon