Opinión
¡Cuidado con las intervenciones extranjeras!
Opinión

2018 despunta con una situación económica sin precedentes en la historia nacional. Ni siquiera las fiestas decembrinas lograron ocultar la crisis. Al contrario, la mostraron en algunas de sus facetas más agresivas y humillantes: la gente humilde salió a las calles a protestar por un pernil de cochino, por la falta de alimentos, agua, electricidad y transporte colectivo. No hubo Noche Buena, ni Año Nuevo. Estas expresiones tradicionales sonaban como una  cruel ironía en un país hambriento y miserable como el que han ido construyendo con tesón  y sin tregua Nicolás Maduro y sus socios. Las características más resaltantes de esa sociedad en escombros han sido descritas con precisión de cirujano por Ricardo Hausmann, el economista venezolano con mayor proyección internacional.

En su artículo El día D para Venezuela propone resolver los graves problemas que atraviesa el país con una solución extrema: la legítima Asamblea Nacional debe destituir a Nicolás Maduro, designar un nuevo gobierno y, en vista de las imposibilidades de darle cumplimiento a las decisiones del foro político, solicitar ante los países de la región y más allá la creación de una fuerza internacional que ayude a los factores internos a restituir el orden constitucional y permita detener la hambruna que se ha desatado, que amenaza con alcanzar la dimensiones de la que hubo en Ucrania entre 1932 y 1933, Holomodor.

Coincido con Hausmann en la caracterización que plantea del régimen de Maduro. Se trata de una dictadura a la que será muy difícil sacar del poder por la vía electoral porque dirige un proyecto hegemónico con pretensiones de eternizarse en Miraflores. Comparto la importancia que le asigna al apoyo internacional. No tengo la menor duda de que sin ese auxilio será imposible sacudirse la satrapía. La diferencia reside en el tipo de apoyo que debe buscarse. Considero que incurre en algunos errores  apreciables.

Ya Maduro fue destituido por la AN en 2016, cuando el cuerpo legislativo decretó su abandono del cargo, sin que tuviese ninguna consecuencia jurídica nacional o internacional. Es altamente probable que ante una nueva destitución ocurra lo mismo.

Su propuesta es inviable. La decisión debería contar con la aprobación de la OEA, aunque la intervención incluya otras naciones fuera del continente. Una medida como esa requeriría una votación calificada de los dos tercios o, al menos, una sólida mayoría de los miembros de la organización. Hasta ahora no ha sido posible ni siquiera aplicar la Carta Democrática Interamericana, a pesar de todas las abiertas violaciones a los derechos humanos y a la democracia cometidas por el régimen. Sin el acuerdo de la OEA ningún país latinoamericano va a arriesgarse a participar en una expedición militar, por humanitaria y necesaria que parezca. Crearía un antecedente inconveniente para los gobiernos,  siempre convencidos de que son capaces de resolver los conflictos internos sin la presencia de tropas extranjeras Dejarle la responsabilidad sólo a los Estados Unidos ahondaría la brecha entre Latinoamérica y el Norte, además de que será improbable que sin el soporte de la OEA, Trump tome la iniciativa, a pesar de las ganas que ha manifestado tenerle a Maduro.

Otros países de la región han pasado por coyunturas económicas, sociales y políticas más graves que la venezolana, logrando resolver sus dificultades sin intervención armada internacional. En algunos casos, tales incursiones han sido catastróficas. Bahía de Cochinos sólo logró atornillar la incipiente tiranía de Fidel Castro y le dio combustible a los comunistas por un largo rato.   En Nicaragua la presencia de la Contra, también internacional, no logró solucionar la crisis, sino que la hizo más agresiva y destructiva. El problema se resolvió cuando la presión interna e internacional obligaron a los Ortega a acudir a unas elecciones supervisadas ganadas por Violeta Chamorro, eventualidad que parecía imposible dado el control militar e institucional que mantenían los cubanos y los sandinistas, quienes habían asaltado el poder por la vía de las armas. No se trata de incursiones militares como las plateadas por Hausmann, pero dado que son regímenes del mismo signo ideológico, la analogía sirve para ilustrar la eficacia de las intervenciones armadas extranjeras.

No hay duda de que la situación sanitaria y alimentaria venezolana es grave, sobre todo porque el colapso se produjo en un período muy breve. La gente está sorprendida y desconcertada frente a la incuria oficial, pero Venezuela no se encuentra a las puertas de una hambruna como la de Ucrania. En esa ocasión, Stalin resolvió de forma deliberada destruir a los ucranianos porque no se sometían a sus dictámenes. A los rebeldes ucranianos les bloquearon todas las posibilidades de producir y distribuir alimentos. Fue una política de exterminio, genocida. En Venezuela ha cristalizado una combinación letal de ineptitud, negligencia y corrupción, que se ha tratado de aliviar con los Clap, fórmula que únicamente funciona con cierto grado de eficacia cuando los dólares abundan, pues sus componentes son importados. Como las divisas escasean y la voracidad persiste, los Clap ya no sirven de paños calientes.  En Venezuela, detener los padecimientos del pueblo pasa por un giro en las políticas económicas, que Maduro ciertamente se niega a materializar. En la Rusia de Stalin, la política era arrasar los ucranianos. En Venezuela, el objetivo consiste en mantener al pueblo en el umbral de la subsistencia para clientelizarlo y manipularlo.

La proposición de Ricardo Hausmann en vez de propiciar la unidad de la oposición, la acentúa; y en vez de debilitar al gobierno, le da oxígeno para seguir hablando de una oposición apátrida, proimperialista y tonterías similares. Podría desatar una discusión bizantina entre intervencionistas y nacionalistas. En el trance tan difícil que vive la oposición, se requieren iniciativas que desmineralicen las posiciones, las acerquen y limen sus perfiles más áridos. Por ejemplo, ¿qué hacer para recuperar el prestigio de la Asamblea Nacional, tan erosionado? ¿Cuáles acciones comunes podrían reunificar la oposición y fortalecerla ante la comunidad internacional? ¿Qué hacer en República Dominicana?

La ayuda internacional resulta imprescindible. Para potenciarla la oposición debe resolver sus contradicciones internas y aparecer unificada en torno de un programa, una organización y un líder. Estas carencias reales no las resuelve una intervención extranjera.

@trinomarquezc

 

Trino Marquez

93 Artículos