Opinión
De la Ley a la Ley
Opinión

En la medida en que nos acercamos al 6 de diciembre va creciendo la probabilidad del triunfo electoral de la fuerza del cambio democrático. Las encuestas revelan brechas a favor de la MUD que llegan a superar el 30%. La pirueta ecuestre del salto de talanquera ya no sorprende, ni causa asombro, por repetitiva y masiva. Las ilusiones perdidas se acumulan y sepultan lo que fue roja y encendida esperanza.

En Nueva Esparta se conforman los equipos de campaña y las rutinas de arranque se cumplen con entusiasmo y eficacia. Los líderes sosiegan egos y apetitos personales, y en algún caso extremo los embozalan, para fundirse en el esfuerzo colectivo que garantice unidad y victoria. El sutil equilibrio homeostásico característico de los equipos exitosos, será alcanzado en cuestión de días; pero desde ya todos entendemos, porque lo sentimos en carne propia, que el todo es más que la suma simple de las partes.

La victoria solo podría ser impedida por un golpe de estado o por una crisis de gobernabilidad. El primer supuesto es poco probable, tomando en cuenta que la Fuerza Armada está muy desprestigiada, maltrecha institucionalmente y debilitada moralmente por la corrupción que la corroe. El segundo escenario es más preocupante, pero confío en que la rabia acumulada por la desastrosa situación del país, pueda ser contenida hasta descargarla con furor cívico en la elección de diciembre.

La Asamblea Nacional estrenará una nueva mayoría el 5 de enero de 2016. Comenzará entonces una difícil transición; habrá que controlar a los impacientes y a los heroicos extremistas, para alcanzar la reconciliación nacional y recuperar el camino del progreso. Venezuela no es España, ni Maduro es Franco (en esto último la desventaja es nuestra), pero valdrá la pena recordar la frase inspiradora de Torcuato Fernández-Miranda, el “guionista” de la transición española: De la Ley a la Ley, a través de la Ley.

Manuel Narvaez

49 Artículos