Opinión
El 1º de Septiembre
Opinión

La obra democrática en materia de educación, salud pública, viviendas y vialidad urbana, extraurbana y agrícola, junto a otras grandes obras como la Represa del Guri, el Metro de Caracas y el Puente sobre el Lago de Maracaibo, son testigos evidentes de la mejor época de libertades y de gestión pública que ha tenido el país. Los derechos sociales fueron atendidos con programas como el Vaso de Leche Escolar o el de las Becas Gran Mariscal de Ayacucho, todo lo cual contribuyó para que miles de familias salieran de la pobreza y se consolidara una importante clase media producto de la igualdad de oportunidades para el ascenso social, donde el éxito de los proyectos personales solo tenían el límite de la capacidad y el esfuerzo de cada quien, en un ambiente de estabilidad económica y protección a la capacidad adquisitiva del salario, acompañado de grandes decisiones como la nacionalización del petróleo.

Pero, cumplido el programa del Pacto de Punto Fijo, los venezolanos no tuvimos la visión y la decisión de sustituirlo por otro que nos condujera a etapas superiores de un desarrollo económico y social en libertad. Empezaron las improvisaciones y los proyectos personales nos condujeron a los errores y desviaciones que fueron debilitando las conquistas y la fe del pueblo en el mejor sistema de gobierno conocido, lo cual se convirtió en argumento para la anti política  y las aventuras. Y como quiera que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, en vez de rectificar, apareció y tuvo receptividad la trampa histórica del hombre a caballo, de un supuesto mesías, Chávez ilusionó al pueblo con una propuesta llamada revolución, que luego le cedió a Maduro, concebida de una manera contra natura en relación a los verdaderos valores de la venezolanidad pero con un envoltorio engañoso en relación a sus verdaderas intenciones.

Eso nos trajo a donde estamos: se han destruido las instituciones para ponerlas al servicio del grupo que está en el poder y que las utiliza no para servirle a la nación sino como mecanismo para atornillarse en el gobierno, violando la Constitución con el aval de supuestos Magistrados alquilados; destruyeron la economía después de haber tenido la más extensa bonanza petrolera y administrando una gran fortuna sin controles constitucionales porque quienes deben controlar han sido parte de una sociedad de cómplices, y entre las cosas más valiosas que destruyeron fueron los valores que siempre distinguieron a la inmensa mayoría de nuestro pueblo, las primeras víctimas fueron la honestidad, la ética y la verdad.

Todas esas graves circunstancias que hoy conforman la crisis nacional, y que debemos superar produciendo profundos cambios políticos, económicos y sociales, son los que motivan a la convocatoria de la Mesa de Unidad Democrática para que el 1º de Septiembre de este año se inicie con la masiva participación del pueblo venezolano unas jornadas de protesta cívica pero firmes y decididas que deben durar hasta que logremos el cambio que Venezuela necesita con urgencia, no para volver al pasado, sino para reconstruir en todos los sentidos a la nación venezolana, y conquistar un futuro que junto a garantizar el derecho  de todos, nos ponga al día con los grandes avances de la humanidad que han ocurrido mientras esta supuesta revolución nos ha devuelto a los siglos XVIII y XIX.

Esta convocatoria para el primer día de Septiembre es para la Unidad Nacional por el Cambio, por encima de aspiraciones personales o intereses partidistas por legítimos que sean. No es un día para las banderas de los partidos, es un día para la bandera nacional. No es un día para los slogans de campaña, es un día para el “gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la ley respetando la virtud y  honor”.

Vamos todos juntos a participar en esta jornada que se inicia el 1º de Septiembre y que culminará cuando logremos el cambio.

barbozaomar@yahoo.com                                                                                            17-08-2016

 

 

Dossier 33

16130 Artículos