Opinión
EL HÉROE VENEZOLANO
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

Para: Diario 2001

 

En medio de las circunstancias actuales del país, y vistas las condiciones infrahumanas en las que vive la mayoría de la población venezolana por imposición del comunismo corrupto que impera entre nosotros, no encuentro un adjetivo más acorde con la actitud de nuestra gente, que la de ¨héroe venezolano¨.

No estoy regalando lisonjas, masajeando el ego de nadie, ni alentando conductas populistas, toda vez que no quiero, ni aspiro ser concejal, diputado, Alcalde, Gobernador, ni nada que se le parezca.

Pero estoy convencido de que la bonhomía del venezolano común, ese hombre de a pie, que sale todos los días de madrugada a luchar decentemente por ganarse el pan para sus hijos, el de su mujer y el suyo propio en medio de la hostilidad que supone una sociedad cuyo gobierno, lejos de fomentar las condiciones para generar confianza en los inversionistas para crear empresas, empleos, y riqueza;los persigue, insulta y espanta de nuestra tierra.

Hombres y mujeres que salen a la buena de Dios todos los días en un país que tiene paralizado el 90% de la flota de vehículos destinados al transporte de pasajeros, y que se ven en la necesidad de aventurarse con el uso de camiones inapropiados para la gente (perreras), arriesgando la vida, tratando de  ahorrarse –no siempre lo consiguen- largas y agotadoras caminatas para llegar a su destino.

Gente luchadora que vive en los barrios más inseguros y pobres, y que aun así no deja de insistir en la necesidad de trabajar, bien sea como dependiente, o como emprendedor de los muchos que en los últimos años optaron por arrancarle un poco de felicidad a la vida a punta de coraje y voluntad.

Venezolanos que se quitan, que abandonan el poquito de comida que tienen para su sustento,  dejándosela a sus hijos que intentan levantarse, y avanzar, a pesar de su pobreza, y sin deslizarse por el camino ¨fácil¨ y casi siempre fatal de la delincuencia.

Venezolanos que no tienen dónde acudir para atender un problema de salud, porque los recursos destinados para esos fines fueron saqueados por quienes estaban llamados a administrarlos de manera pulcra.

Compatriotas que están informados de los regalos que el gobierno hace a sus socios internacionales para que actúen como colonizadores nuestros, en detrimento de las posibilidades de redención de los venezolanos.

Hermanos nuestros que a diario se lanzan en un promontorio de basura para acceder a cualquier cosa que mitigue su hambre, y tristemente tienen que luchar para comer antes de que lo hagan perros, roedores, y toda clase de alimañas que abundan en los desperdicios en cada calle del país.

Esos compatriotas a los que hago referencia sienten el dolor y la desesperanza por culpa de gobiernos estafadores que se aprovechan de su buena fe, y les utilizanpara acceder al poder y los abrazan llenándolos de promesas que se diluyen en el altar de la corrupción desenfrenada de quienes llegaron a los cargos, pero nunca fueron sinceros y solo tenían en mente apoderarse de los recursos de la nación para provecho particular,  humillando a las mayorías por la vía de entregarles bolsas miserables de comida para un precario sustento, mientras ellos gastan a manos llenas de manera impúdica el dinero mal habido, producto de la corrupción más grande que haya sufrido país alguno en la tierra!

Con todo ese cuadro terrible que destruye el país, sigue el incumplimiento de la demanda social. Ya es tiempo de que se gobierne para todos sin discriminación. Más del 80% de la población está en estado real de pobreza. Ya basta!

Roman Ibarra

74 Artículos