Opinión
El principio del fin
Opinión

 

“La ciudad que estoy levantando vuestra es. Varad vuestras naves. No haré distinción entre tirios y troyanos” dijo la reina Dido a Eneas en la Eneida de Virgilio, refiriéndose a dos enemigos “irreconciliables.” Ese el trabajo que toca a la Unidad.

 

Los revolucionarios perdieron escandalosamente a pesar de haber utilizado todo el poder del Estado con descaro y sin escrúpulos como son ellos, miles de millones de dólares malgastados que mucho necesitamos en esta coyuntura. Lo insólito es que se dieran cuenta hace apenas una semana de su situación muy a pesar que todo el mundo se los había advertido. Pero ahora lo saben y ya no se aúpan con felicitaciones entre ellos, acompañadas de cínicas risas y miradas complacientes.

 

Es la hora de la gallina que mira sal y de las viejas facturas y resentimientos. A fin de cuentas el caudillo ya no está, qué carrizo, primero yo en el cielo que mi padre. Se darán cuenta que no es verdad que el tipo vive, vendrán traiciones, acusaciones, culpas y mea culpa que los debilitaran progresivamente aun más. Los resultados del 6D pesaran toneladas cada día que transcurra después de este año nuevo, esas doce campanadas les arderán como quemadas de aceite hirviendo en las manos y les será insoportable la carga. Así terminan siempre estos regímenes y está escrito hasta la saciedad: son autodestructivos. Al buque rojo le explotó una caldera en la línea de flotación.

 

Más ciego imposible

 

Provocaron el desgano de sus seguidores ante tantas humillaciones y la  ira de opositores que perdieron el miedo. Ese día, juntos, los despojaron de sus ropas invisibles, les rompieron la cúpula de cristal, esa donde viven del lujo y el derroche que no se ganaron trabajando y que les impide ver lo que realmente pasa. Venezuela busca resurgir de las cenizas en medio de esta trágica experiencia producto de inenarrables errores de políticos aficionados y grupos de poder al comienzo del régimen. Por fortuna en 2006 inicia el camino electoral en manos de Manuel Rosales. Dice el mito que el Ave Fénix tiene lágrimas curativas y por eso se levanta de sus cenizas que es exactamente lo que haremos. Vamos adelante con la herida abierta, pero nos recuperaremos con la única fórmula que se sabe exitosa: el trabajo.

 

A la caza del talento 

 

Tenemos esa vocación, no así la marabunta devastadora, estos pac man de la riqueza que secuestraron al país, porque se lo entregamos en bandeja de oro. Políticos, empresarios, jóvenes y no tanto, amas de casa, estudiantes, ingenieros, arquitectos, médicos, farmaceutas, abogados, economistas, administradores, sociólogos, enfermeros, científicos, músicos, obreros, pescadores, politólogos, campesinos, panaderos, peluqueras, taxistas, secretarias, mensajeros, vigilantes, venezolanos  y nacionalizados, todos, los de verdad, brillarán cada quien en lo suyo cuando regrese el orden natural de las cosas y liberemos finalmente la patria de esta desgracia. Dicen que 2016 nos hará añorar el 2015, pero no importa, con esperanza y voluntad todo se puede ¡Feliz navidad!!!!! A disfrutar este triunfo, salud y foco les deseo en estos días de advenimiento. Bendiciones y que Dios ilumine la claque y los presos políticos pasen fin de año en familia.

 

Una última cosa. Mientras aviones de guerra hacen vuelos muy costosos sobre Caracas, abajo el pueblo roba al pueblo en camionetas por puesto y las gentes están asediadas por la inflación, la escasez, atracadores y secuestradores. Después se preguntan por qué perdieron y yo vuelvo a repetir. Fuenteovejuna.

Manuel Carrillo De León

Venezolano observador.
35 Artículos
mcarrillodeleon
mcarrillodeleon