Opinión
El significado de medirse en un Referéndum Revocatorio. Por Florencia Marcano Salazar.
Opinión

Resultar ganador para un cargo de elección popular, es el inicio de una responsabilidad, cuya magnitud varía según el alcance poblacional que generan las decisiones ejecutadas y asumidas. Actualmente, ese detalle se omite o es pasado por alto por algunas autoridades, quienes consideran que resultar electo es obtener poder sobre una población, ejercer controles, haber “ganado una fuente ilimitada o siempre dispuesta de recursos económicos personales” y otras tantas deformaciones del oficio político.

 

No es que todo político sea corrupto -en su amplitud de concepto y definición-, ni que la política corrompa a algunos, es que muchas veces el ciudadano con su voto, logra beneficiar a la persona equivocada; hay muchos escenarios diferentes registrados en las historias nacionales de todos los países, pero siempre los políticos en ejercicio serán reflejo de su sociedad, pues mas que cuestiona la figura del político  electo se cuestiona a la sociedad que lo eligió.

 

Un político en ejercicio determinará con sus políticas públicas y de Estado el día a día de una nación, aunque a “ti no te guste la política”. Aunque se crea ajeno, el desarrollo o atraso de las sociedades democráticas pasan por la política y el elegir políticos que cumplan con sus funciones de manera efectiva pasa por los ciudadanos, es una correlación ineludible. El mensaje que debe enviar toda sociedad democrática a través del voto debe ser, madurez y consciencia de lo trascendental del hecho de elegir a los representantes de la nación en cada uno de los niveles.

 

En la Constitución Nacional venezolana, se encuentra un mecanismo de revocación de mandato a todo funcionario que haya sido electo por medio del voto, solicitud esta que pueden hacer los ciudadanos una vez cumplido la mitad del periodo para el cual fue electo el funcionario: Referéndum Revocatorio. Este mecanismo puede considerarse como un modo de rectificación para una parte de los ciudadanos, ratificación para otra y deseo de cambio y alternancia política para otra. Sin embargo, la visión común de un referéndum revocatorio es la de su opinión mediante la trascendental expresión ciudadana democrática, sobre el cumplimiento de las funciones de un político electo y con ello determinar su continuidad o retiro del cargo.

 

Claramente se puede comprender que mientras más alto sea el cargo a revocar, mayor será el impacto en la ciudadanía y en el ambiente social; y siempre un referéndum revocatorio sería una acción legítima para los ciudadanos y una decisión de autohonestidad para el gobernante, pues debe comprender que cuando los ciudadanos de un país solicitan la activación de un mecanismo semejante, es un evidente llamado de las políticas generales del gobierno en curso no satisfacen las necesidades del país, ni le impulsa al desarrollo y progreso propio de cada nación y tampoco sus ciudadanos ven en ese gobierno el interés, el compromiso ni las acciones para corregir errores y políticas públicas.

 

Ahora bien, ¿Qué significa medirse en un Referéndum Revocatorio? Existen dos escenarios posibles para un gobierno en un escenario como este y en ambos resultados debe existir una auténtica rectificación de políticas de Estado. Ganar un referéndum y tomarlo como excusa para revanchas es una señal de lectura equivocada de los acontecimientos. Sí los ciudadanos de un  país logran cumplir con todos los requisitos solicitados -y en ocasiones creados fuera de lo establecido-, ya es un resultado con mayor peso del que se puede obtener en el proceso electoral derivado. De ganar la opción de continuidad del gobierno no es garantía de apoyo o aprobación absoluta, ese gobernante debe leer en perspectiva real los acontecimientos (desde el punto de solicitud hasta el resultado). Sea cual sea el desenlace de una elección de esa magnitud, se requiere de un profundo sentido democrático, un sincero compromiso con su nación y un desapego al poder, pues más allá del cargo existe un país con millones de vidas que merecen ser respetadas, valoradas y atendidas desde la verdad y desde un genuino sentido social.

 

En este tipo de procesos electorales, la soberbia y las amenazas, las expresiones y manifestaciones del miedo son las técnicas más desacertadas que un gobierno pueda emplear. Si bien, los gobiernos son conformados por seres humanos, existen dos caras en toda contienda y el que elija hacer carrera política debe comprender que, los resultados se obtienen según el impacto de sus acciones en los ciudadanos, por lo tanto debe tener noción que triunfo o derrota son directamente proporcionales a las responsabilidades de sus actos.

 

Así como los ciudadanos deben demostrar madurez para determinar su rumbo a través de las expresiones de democracia, el gobierno cuyo mandato haya sido revocado, debe demostrarla en mayor proporción; acciones que se aproximen a la malcriadez solo ratifican que no cuentan con las cualidades necesarias para ejercer el cargo del que, por solicitud de los ciudadanos, ha sido removido.

 

Florencia Marcano Salazar.

@FlorMarSal.

Dossier 33

16714 Artículos