Opinión
Elecciones regionales: Distinciones entre demócratas y totalitarios, por Doriam González
Opinión

Es momento de claras distinciones entre quienes adversan al régimen con pujos totalitarios similares a lo que dicen adversar, excluyendo todo lo que sea distinto, se muestre diferente o peor aún, contradictorio. En esencia, un planteamiento jerárquico que se aleja de la democracia como forma de vida y la ciudadanía no es más que un objeto/herramienta para imponer sus “mandatos”.
Por otro lado, están quienes asumen la democracia como método y como fin, entendiendo la ciudadanía como parte integral del proceso de cambio, asumiendo la constitución como la herramienta por antonomasia para enfrentar el totalitarismo pues la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, que la ejerce incluso frente al bodrio constituyente, un TSJ parcializado y un CNE secuestrado.
Las elecciones regionales son un acto político por excelencia, la participación ciudadana escribe la historia más imparcial y descubre los errores y pecados de los políticos, grupos de interés y clases sociales con mucha más precisión que los discursos. La sociedad venezolana guarda convicciones democráticas evidenciadas en todos los estudios de opinión; ciertamente, a la par de tantas dudas y desafecciones nuevas, pero dado que el pasado no puede modificarse, los cambios que exige la realidad no pueden quedar paralizados por discusiones historiográficas y políticas relacionadas con el pasado.
La realidad no cabe en los opuestos discursos teóricos, absolutos y excluyentes, provenientes del pasado, que comparten un mismo destino de fracaso. Los conflictos y las incertidumbres de la economía requieren el auxilio indispensable y armónico de la política basada en la ética y la participación, en consecuencia, hace falta desprenderse de la alineación automática a recetarios políticos derivados de la concepción revisionista de la historia de cara a la acción transformadora de la vida social, política y económica de la nación en el presente.
Estoy convencido de que un recorrido similar lo están efectuando muchos venezolanos que, luego de vivir el último medio siglo con el corazón en la boca y reducidos a esperar ver correr una estrella fugaz en la noche, no tenemos a menos descreer y buscar la verdad en otras formas y relatos e inclusive, reconocer dolorosamente que hemos vivido equivocados casi todo el tiempo.
Se trata de conocer la historia, pero políticamente escapar al determinismo de las absurdas polarizaciones que pretenden castrar la sociedad con sendas discusiones aduciendo que la participación electoral lava la cara del régimen -mayor contradicción- cuando en el mundo se ha manifestado abiertamente la preocupación por el escaso o nulo talante democrático del gobierno de Nicolás Maduro.
En cada ejercicio electoral los venezolanos en conjunto damos fe del tiempo que viene, el que se refiere al futuro y empieza por el presente, no al tiempo ocioso de quienes se revuelven constantemente entre los mandatos de los muertos y las heridas del pasado.

Doriam González –  @doriam_gon

Sofia Torres

1169 Artículos