Opinión
¿Eres Optimista……o Pesimista?
Opinión

 

Érase una vez dos niños, uno optimista y otro pesimista.

En sus respectivas casas, cada uno disponía de su propio cuarto de juegos.

El pesimista, tenía todo su cuarto lleno de juguetes, que le habían regalado sus familiares y amigos con motivo de sus cumpleaños o como regalos de Navidad.

Ahora bien, el niño siempre los recibía con lágrimas, pues nunca le regalaban lo qué el más quería: un tambor. Eso explica por qué todos los regalos estaban tirados por el suelo, completamente abandonados por su dueño.

El pequeño optimista no era tan afortunado, sus padres no tenían dinero para comprarle regalos. Lo único que tenía en su cuarto era un triste montoncito de estiércol de la granja y un tenedor.

Una tarde, como tantas otras, los padres se asomaron a los cuartos de recreo de sus hijos para verles jugar. Como de costumbre, el pequeño pesimista estaba lloriqueando porque no lograba encontrar un tambor entre su enorme montaña de juguetes.

En el cuarto del pequeño optimista el panorama era bien distinto. Al asomarse vieron a un niño risueño y feliz escarbando animadamente entre el estiércol con el tenedor. Mientras removía la pestilente masa, se decía en voz alta, con ojos llenos de emoción:

-Si tenemos estiércol en la granja, es porque hay un caballito cerca…

Interesante, ¿no les parece?

La realidad que nos rodea es la misma para los habitantes de alguna ciudad, región o caserío. En esos mismos ambientes, existen personas pesimistas y otras optimistas. La realidad circundante no cambia, en modo alguno, por nuestra actitud, esa realidad sigue allí y nos reta a vivirla, a desarrollar nuestra existencia en esa situación.

Los pesimistas, desafortunadamente, ven lo peor del entorno, buscan el más pequeño detalle para reforzar su pesimismo. Viven sin emoción, desanimados, tristes, melancólicos y profundamente insatisfechos de lo que tienen a su alrededor. Ese pesimismo no les ayuda en lo más mínimo, por cuanto no tendrá ninguna utilidad para modificar su entorno……….sino que por el contrario, el entorno sigue igual y ellos tristes y apesadumbrados. Lo pesimistas generan componentes químicos en sus cuerpos que les debilitan su sistema inmunológico, que les eleva la viscosidad (y genera hasta grumos) en la sangre, les dificulta la oxigenación de la sangre, con lo cual les disminuye ese contenido de sangre en el torrente sanguíneo, así como muchos otros efectos secundarios en sus cuerpos que les afecta sensiblemente su salud. Los pesimistas tienen muy baja productividad, precaria salud y hasta menor felicidad en sus existencias.

Los optimistas en cambio, han entendido que la realidad externa seguirá allí y ellos no podrán modificarla, asumiendo una actitud positiva ante la vida y buscando la máxima realización, el logro de sus metas y la felicidad en esa realidad que les tocó vivir

Los optimistas, a diferencia de los pesimistas, generan otro tipo de compuestos y elementos químicos en sus cuerpos que les fortalecen su sistema inmunológico, que les ayuda que sus hormonas y todas las respuestas de sus órganos les ayuden a una mejor salud, creatividad, vitalidad, entusiasmo y una mejor calidad de vida.

Los optimistas viven a plenitud, son más exitosos, alcanzan sus metas, son productivos, sonríen y motivan a su entorno. Los pesimistas mejoran al mundo, haciéndolo más grato. Que prefiere mi apreciado lector. ¿Ser optimista…..o pesimista?

Waldo Negron

10 Artículos
@Waldo_Negron
@Waldo_Negron