Opinión
Frente Amplio: lucha nacional
Opinión

Trino Márquez

El masivo acto de lanzamiento del Frente Amplio Nacional en el Aula Magna estuvo cargado de emotividad.La proclama final fue la cima de la emoción. Su consigna “Venezuela unida no se rinde”, se convirtió en tendencia nacional. Las miles de personas quedesbordaron ese majestuoso espacio, demostraronunánimo  contrastante con el ambiente pesimista que prevalece en muchos lugares del país. Era necesario que esa fuerza se manifestara. El régimen se ha propuesto destruir el entusiasmo de los venezolanos sembrando el desaliento, condición básica para aparecer como invencible, a pesar de haber hundido a la nación en la peor de sus crisis y ser el gobierno más incompetente, aislado y desprestigiado del continente. El país que está siendo demolido, vuelve a reaccionar.

A lo largo del evento no hubo ni un solo reproche a la candidatura de Henri Falcón, ni se llamó a la abstención. No se cuestionó a la MUD, ni a los partidos políticos. No tuvo un sesgo antipolítico. Se exigió, eso sí, que las elecciones que se convoquen transcurran dentro del ambiente de transparencia y equilibrio  establecidosen la Ley de Procesos Electorales. Es lo mínimo que una sociedad que no ha claudicado tiene que exigirle a una dictadura. El pragmatismo no puede ser tan servil que se contente con las migajas que le concede el autócrata, sin exigir, al menos, lo establecido en las leyes que él mismo aprueba.

El lanzamiento del FAN coloca la lucha por recuperar la democracia y reconstruir la nación en un plano distinto al que hemos visto durante los últimos años, en los cuales ha prevalecido la dirección de la MUD. Es cierto que esta plataforma político electoral aparece y se consolida después del fracaso en la conducción de la resistencia de agrupaciones de la sociedad civil, como la CTV y Fedecamaras. A la MUD y a los partidos se les debe que, a pesar de los esfuerzos de Chávez y Maduro por imponer una dictadura totalitaria, aún existan organizaciones políticas y sociales que desarrollan una intensa actividad. Sin embargo, la confrontación con el gobiernoen la actualidad no puede reducirse al enfrentamiento entre dos cúpulas políticas: la del régimen y la de los sectores democráticos. En esta esfera, inevitablemente palaciega, la oposición está inevitablemente condenada a perder, aunque cuente con el apoyo del Secretario General de  la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea y muchos otros miembros de la comunidad internacional. Vis a vis con el gobierno, la oposición fracasará porque el régimen controla todos los órganos del Poder, excepto la Asamblea Nacional y algunas gobernaciones y alcaldías, y no cederá sino en medio de una gigantesca presión nacional que lo obligue a cambiar sus políticas o a salir de Miraflores.

La presencia en el Frente Amplio de los grupos afectados directamente por las calamitosas medidas de Nicolás Maduro, cambia de forma sustantiva el perfil de los actores en pugna. Ahora podrán entrar en acción todos los sectores que han sido arruinados, luego de veinte años de aplicarse el socialismo del siglo XXI: trabajadores, empresarios, jóvenes, maestros y profesores, estudiantes, profesionales de la salud, consumidores, trabajadores informales, desempleados y las víctimas de la violencia y el terrorismo de Estado. Todo el espectro social maltratado y  empobrecido por Maduro, tendrá un espacio para participar en la resistencia y en la larga batalla por recuperar la democracia y la nación entera. En esta escala nacional, será mucho mayor elapremioa la dirigencia política opositora para que entre en sintonía con los problemas más graves que acosan a los venezolanos.

Los promotores del Frente Amplio deberán definir una línea de acción y los instrumentos organizativos que le darán continuidad al acto realizado en el UCV. Tendrán que señalar cómo concertarán con los partidos de la MUD y con otros factores del escenario político nacional. Cuál será su papel en la campaña electoral. Los retos que se presentan son formidables para evitar convertirse en una nueva frustración. En un intento fallido más.

Por ahora, hay que celebrar la aparición del Frente Amplio. Si asumimos que buena parte de las directrices aplicadas por Maduro provienen de Cuba y Rusia, la existencia del Frente puede contribuir a transformar el enfrentamiento al régimen en una lucha de liberación nacional, en la cual participan todos los actores amenazados por un enemigo externo aliado con un poderoso enemigo interno. En el caso de que Maduro triunfe el 20 de mayo, la existencia del Frente podría reducir la carga explosiva de esa victoria, pues, como los problemas actuales se agravarán, los ciudadanos contarán con una plataforma organizativa donde podrán aguantar y sobrevivir.El Frente, además, le creará una urgencia adicional a la dirigencia política para que supere sus diferencias y se unifique en torno a una estrategia común.

Esperemos los nuevos anuncios de los organizadores del Frente. Los retos ante a los cuales se hallan son enormes. En este momento representan una esperanza en medio de tanto infortunio.

@trinomarquezc

Trino Marquez

99 Artículos