Opinión
Guayana In Memorian
Opinión

El plan macabro de destrucción nacional tenia un capitulo especialmente dedicado para las  Industrias Básicas de Guayana. El complejo sistema de funcionamiento de las IB fue develado por algunos funcionarios de carrera inescrupulosos que vendieron sus secretos a recién llegados al poder para que inficionaran con corrupción todo su proceder.

Hubo silencio ante lo irregular y claro como no iba a ser así?  No estábamos acostumbrados. En una sociedad donde todo era primordialmente trabajo, horarios, portones, elaboración de comida industrial y todo funcionaba relativamente bien para satisfacción de los trabajadores y de la sociedad, donde la confianza reinaba por principio de buena fe en un sistema de producción casi perfecto y sin secretos, muy pocos podían predecir el aterrador panorama que se gestaba en silencio y que hoy se encuentran las Industrias.

 

El plan contó en sus inicios con unos denunciadores de oficio en periodiquitos y pasquines que profirieron  insultos y calumnias contra los jefes de las IB con el objeto de debilitar la confianza en profesionales y cuadros gerenciales  de carrera bien formados para  generar producción a partir de las riqueza del sub-suelo y el Rio Caroní. Esos francotiradores lograron sus primeros pasos poniéndole la mano a los sindicatos para garantizar los triunfos consecutivos de la revolución empobrecedora mediante falsas promesas a los obreros  que a la final terminaron desengañados y pagando en extremo el error, algunos de esos capitanes del asalto andan arrastrando sus penas arrepentidos y nadie les cree. Para su castigo en Guayana si hay memoria y la sociedad  sabe quienes son los responsables de esta calamidad. El vapuleado y perseguido Correo del Caroní la resguarda con valentía.

A los revolucionarios les gusta ponerse el uniforme de obrero Sidorista, casco, lentes y guantes incluidos o según la planta que visiten, pero no saben que una Colada Continua no es una bebida y que una celda de aluminio no es un cuarto liviano para presos.

No nos hagamos ilusiones con el cambio por venir si no se hace un “Plan Sincero” y sin pasiones que no caben en lo técnico; para rescatar lo poco que dejaron de la IB se necesitan intensas inversiones extranjeras y suficiente capital nacional dispuesto a sudar el calor del sur. NO debemos asombrarnos cuando se hable de tercerización y asociaciones estratégicas con el sector privado, por que de no ser así, la ultima pagina del capitulo Guayana se hará realidad, “Se vende Chatarra Industrial para exportación” y “ Pto Ordaz y San Felix son ciudades fantasmas….” Queremos eso? no, pero es obvio que el Estado hace décadas que no da para mas con las IB y cuando si pudo, las liquidó. Imperativo es salir de empleados políticos.

En fin, para medio reeditar la “Guayana de Oro” que vivimos con números exuberantes de producción, de obreros calificados  y de empresas generando empleo con salarios decentes, es necesario que  se vayan estirando los músculos que toca hacer volar al Ave Fénix, imaginen ustedes patios llenos de materias primas, de semi elaborados con Barcos en los muelles sin pagar demoras, Camiones cargados de Bobinas, Cabillas y Bateas de Aluminio sin mafias, Vagones y correas cargadas de mineral y el pasar inspirador de las locomotoras a lo lejos; será un orgullo volver ver a los ambientalistas protestar por las lagunas de desechos tóxicos, tener otra vez diez vuelos diarios  y  quien quita que hasta logremos algún un día terminar productos del acero y del aluminio.Ahhh y por supuesto la reedición y resplandor de aquellas competencias interempresas que con particular saña acabaron.

Que este mes, 20 aniversario de la muerte del Ing Leopoldo Sucre Figarella , ese ilustre Guayanes que dio su vida y empeño por el Edo Bolivar, las IB y por Venezuela , sirva para reflexionar muy en serio sobre el futuro, como el gustaba planificar y que mas nunca la traición  se haga de esta autentica tierra de gracia.

@mcarrillodeleon

Ex-Sidorista

Ex-Ferrominero. Presidente de la Fundación LSF.

 

 

Manuel Carrillo De León

Venezolano observador.
44 Artículos
mcarrillodeleon
mcarrillodeleon