Opinión
Inhabilitar al gobierno
Opinión

En una democracia de verdad, quien habilita o no a un ciudadano para ejercer su representación es el pueblo, que hace uso de ese derecho a través del voto, y solo el ciudadano elector debe tener el derecho a elegir, reelegir o revocar cargos de elección popular.
En Venezuela el actual control que ejerce el Poder Ejecutivo y el partido de Gobierno sobre el resto de los poderes públicos, es utilizado para perseguir a sus adversarios políticos, abusando del ejercicio del poder e impidiendo que sea el pueblo en uso de sus derechos, el que se pronuncie sobre los méritos de quienes deban representarlo, pero el gobierno pretende impedir que haga efectiva su decisión de pronunciarse el próximo 6 de diciembre por el cambio político que la gran mayoría de los venezolanos está apoyando.
Esta actitud del oficialismo, es una prueba clara de que ya están convencidos de que la inmensa mayoría de los venezolanos rechaza su fracasada gestión de gobierno, por lo que tienen miedo de que se exprese libremente, entonces utilizan la persecución política y el abuso de poder. Creen que pueden intimidar a todo un pueblo que los quiere cambiar, persiguiendo a sus dirigentes, pero, están muy equivocados.
La voluntad de cambio representada en la unidad de la sociedad democrática venezolana, no se dejará atemorizar, y a pesar de los perseguidos, de los presos, de los inhabilitados, de los exiliados, por el único delito de pensar distinto, la decisión de producir el cambio político urgente que necesita Venezuela no se detendrá, y estas persecuciones injustas lo que hacen es estimular el propósito de continuar en la lucha para sustituir a los responsables de la escasez, el alto costo de la vida, de la inseguridad personal, y de la gran corrupción que ha caracterizado al actual gobierno. Mientras que los que se robaron los 25.000 millones de dólares, que denunció el ex ministro Giordani, gozan de impunidad. La Contraloría General de la República sólo hace uso de sus atribuciones para perseguir a los adversarios políticos del gobierno, pero permite la impunidad de los que realmente se han robado el dinero de todos los venezolanos, protegiéndolos por pertenecer al partido de gobierno o por ser testaferros de sus dirigentes.
Con el propósito de preservar el poder, los oficialistas violan la Constitución Nacional cada vez que le es necesario para lograr sus objetivos, y por eso se deslegitiman cada vez más como gobernantes. Esa situación se ha repetido con las recientes inhabilitaciones de líderes de la oposición democrática, quienes han sido inhabilitados sin que se haya producido una sentencia firme en su contra que les sirva de fundamento para esas decisiones, que son inconstitucionales por violar el Artículo 42 de la Carta Magna, que dispone: “El ejercicio de la ciudadanía o de alguno de los derechos políticos solo puede ser suspendido por sentencia judicial firme en los casos que determine la Ley”. De tal manera que las inhabilitaciones ordenadas por el oficialismo en contra de los líderes de la oposición, no tienen fundamento ético, ni democrático, ni constitucional. El gran motivador de estas decisiones injustas es el miedo que tiene el oficialismo de que el pueblo, que ha sufrido las consecuencias negativas de la actual gestión de gobierno, se exprese libremente rechazándolos y apoyando a quienes realmente representan un cambio profundo a la actual situación del país.
Por ello, utilizamos este artículo para hacer un llamado a esa contundente mayoría que rechaza la gestión del actual gobierno, para que a través del voto el próximo 6 de diciembre inhabilite políticamente, popularmente, al actual gobierno, derrotándolo con una gran mayoría de votos a favor de los candidatos de la Unidad Democrática, y el oficialismo reciba una lección cívica y firme de un pueblo que está cansado del abuso de poder, de la mala gestión económica expresada en escasez y alto costo de la vida, de la destrucción de la economía nacional, de la inseguridad desbordada por incompetencia y la complicidad de quienes gobiernan, de la persecución en contra de los que piensan distinto, de la gran corrupción, y de la impunidad de quienes se han robado el dinero de todos los venezolanos.
Vamos a inhabilitar al actual gobierno nacional votando masivamente el próximo 6 de diciembre por quienes representan el cambio político en Venezuela. De esa manera, con una mayoría en la Asamblea Nacional, a través de una amplia Ley de Amnistía, se habilite a los compañeros de lucha que injustamente han sido inhabilitados, para que esos líderes de la oposición democrática con quienes somos solidarios, puedan continuar al lado de la Unidad Democrática conduciendo el cambio político que Venezuela necesita lo más pronto posible.

Omar Barboza

43 Artículos