Opinión
La mayoría  por Bruno Gallo
Opinión
La mayoría siguió a Hitler y Mussolini. En algunos casos la mayoría apoyó (o vio con indiferencia) proyectos de “limpieza racial” como los ejecutados en Ruanda contra los Tutsis o en Bosnia contra las minorías étnicas.
Pero la mayoría se expresa en las democracias robustas de los países occidentales que han logrado mayor estabilidad.
Hay mayorías fanáticas, mayorías apáticas, mayorías aluvionales y mayorías orgánicas.
La mayoría no siempre tiene la razón, pero siempre es la mayoría y lo democrático es construir una mayoría consciente de sus derechos y de los derechos de los demás, de los límites de su acción colectiva. Una mayoría guiada por un proyecto que apunte hacia la libertad y prosperidad para TODOS, incluso para quienes no están en esa mayoría.
Ayer se expresaron “varias mayorías”
1.- Una mayoría silente, que estuvo ausente, sin voz, ni opinión. Hoy algunos hablarán en su nombre, pero todos saben que no fue a votar por desesperanza y no por acompañar una propuesta.
2.- Una mayoría histérica odiante, se puede ver claramente en las redes. Odian por igual a los que llamaron a la abstención y los que llamaron a la participación, a los Tirios y los troyanos. Saltan contra la yugular de cualquiera y a todos los descalifican por traidores y tarifados. Son utilizados por unos para arrojarlos contra otros. Son un fermento peligroso, caldo de cultivo del fascismo. Inservibles, por ahora, para ningún proyecto político. Son la más elaborada expresión de la anti política..
3.- Una mayoría “gobiernera”, la que ganó las elecciones. Diversa y compleja, manipulada por las necesidades, si. Chantajeada y controlada, si. Pero no solo eso. Allí hay una organización que genera sentido de pertenencia, a quienes nunca pertenecieron a nada, una cultura y una manera de hacer las cosas, una energía que los mantiene unidos como un cardumen de peces, aun siendo víctima de la precariedad. Es una mayoría que desconocemos y descalificamos con facilidad, pero allí hay un trabajo voluntario, una disciplina y un compromiso que nos vendría bien a los “demócratas”
El gran ausente
El gran ausente, no ahora, sino desde que se inició la lucha contra un gobierno autoritario que destruye sistemáticamente el país. Es un PROYECTO, CON UNA ESTRATEGIA CLARA, con tácticas coherentes, que renuncie a la tentación de los atajos, que le hable a los sectores populares, que exprese los intereses de las mayorías, que explique cómo construir prosperidad para todos. Que sea capaz de tejer una red de voluntades. Una mayoría ORGANICA; CAPAZ DE DEFENDER LA CALIDAD DE VIDA DE LOS VENEZOLANOS Y QUE NO APAREZCA SOLO EN TIEMPOS DE ELECCIONES.
Construir ese proyecto es la tarea!!!
*Para terminar. No creo que la decisión de participar fuera equivocada, al contrario, lo volvería a hacer cada vez que fuera necesario. Sobraron contrincantes y enemigos.  Falto tiempo, recursos y direccionalidad. Pero sobraban y sobran razones!!!
Bruno Gallo

Dossier 33

20588 Artículos