Opinión
LA MUERTE EN EL ALMA
Opinión

Ese es el título, La Muerte en el Alma, del tercer libro de la trilogía Los Caminos de la Libertad, de Jean Paul Sartre. En esas tres novelas se plantean, con la maestría literaria que posteriormente le valdría el premio Nobel al autor, las ideas que se etiquetan como existencialismo: estamos condenados a ser libres, por lo tanto, somos plenamente responsables de nuestras vidas, sin excusas. Asumir responsablemente esa libertad es fuente de angustia porque sabemos que nuestras decisiones tendrán consecuencias, buenas y malas, sobre nuestra propia existencia y sobre el mundo que nos rodea.

Pero, la muerte en el alma (la mort dans l’âme) es también una expresión que utilizan corrientemente los franceses para describir la congoja, la tristeza que nos agobia, cuando nos toca vivir situaciones dolorosas frente a las cuales nos sentimos desarmados e impotentes. No somos franceses (ni suizos tampoco) pero en estos tiempos aciagos, a todos los venezolanos nos pesa la muerte en el alma.

Nos pesa esta pobreza que se desparrama viscosa, maloliente, cruel, indetenible; esta pobreza que enrarece la alegría y amarga las sonrisas. Nos pesa la hemorragia juvenil que fluye a borbotones buscando en otros países las oportunidades que aquí no existen. Nos pesa la angustia desesperada de quienes no encuentran medicinas. Nos pesa la sangrienta cosecha anual de treinta mil muertes violentas.  Nos pesa el abuso, la impudicia, la sevicia de una cúpula podrida que se aferra enloquecidamente al poder.

Sobre todo, nos pesa la incertidumbre multiplicada. No hay planes, porque no hay mañana; para casi todos los venezolanos, lo que llamamos vida se reduce al esfuerzo fatigante para sobrevivir hoy. Bajo el imperio de los caprichos del mariposón, sin reglas, ni certezas mínimas, ha regresado el miedo cerval de los orígenes del tiempo.

Estamos viviendo circunstancias que ponen a prueba la potencia de nuestra voluntad para hacer que nuestras convicciones prevalezcan. Recordemos: somos  responsables de nuestra vida, sin excusas. Somos libres y esa  libertad nos obliga a decidir lo que es correcto, asumiendo todas las consecuencias. No debemos permitir que esta tragedia continúe.

https://manuelnarvaez.wordpress.com/2017/06/07/la-muerte-en-el-alma/

Manuel Narvaez

67 Artículos