Opinión
La nostalgia es una trampa
Opinión

 

 

El #1S es importante porque significa  esperanza. Es terrible que estos procesos de destrucción masiva nos obliguen a distraernos con el pasado, en aquello de que todo lo vivido fue mejor.  Una nueva Venezuela nos espera si hacemos las cosas bien y dejamos de cometer dislates. La juventud eterna nos pasa ya facturas. Las frentes pequeñas del caudillismo militar tropero  y  de los personalísimos liderazgos civiles han hecho mucho daño, nos tienen atascados en pasajes de siglos anteriores. Es obligado avanzar porque el pueblo lo pide. Pareciera que nos desagradan los pantalones largos, somos profesionales amateurs que no vemos el bosque. Estamos ante una oportunidad de oro de reinventarnos en plena calamidad y catapultarnos para más nunca regresar a esto o atascarnos nuevamente en el lodo de la mala historia que en gran parte representa la revolución violenta de los trogloditas.

 

¿Qué hacemos?

 

Pero no solo es el pensamiento buscando zonas de confort desaparecidas. También existen  las fotos que hacen lo suyo. Qué iba a imaginar el francés Joseph Nicéphore Niépce, químico y litógrafo que su invento terminaría en manos de casi todo el mundo y que con los años sería  perfeccionado y popularizado. La primera foto fue en 1825, de un muelle. Hoy no existe  aparato sin cámara, desde botones a satélites pasando por plumas y drones.  Ahora somos millones de fotógrafos, sabemos sin entenderlo de pixeles y megapixeles  y que mientras más de ellos es mejor, vamos ya por el 4D y no sabemos dónde terminará el asunto  después que el Hubble tomó una panorámica del universo primitivo de 13 mil millones de años de antigüedad.  Quizás pocos saben que a Niépce le quitó el podio de la historia su socio Daguerre, quien maniobró para ignorarlo ya que murió viejo y su hijo poco se interesó por el invento. Pensar en liderazgo colectivo es parte de la solución. También dejar descansar finalmente a los caciques indígenas de la conquista y nuestros héroes de independencia sería un buen inicio, poner sus nombres a todo cuando se pueda degeneró en una especie de brujería. Les sale entierro verbal y a bien recordarlos oportunamente, corresponde sobre todo porque esta última sobrecarga podría hacer que nuevas generaciones terminen odiándolos solo por asociación a este vendaval que arruino al mejor país del mundo. Cuidado y ya es tarde.

 

Fotos que hablan.

 

Los medios están inundados de buenas y malas fotos que asombran por sus gritos. Ver al Comandante Raúl Castro tratar de enmendar el profundo daño que le hizo a Colombia su nefasto hermano al alimentar una guerra por décadas entre connacionales y financiar económica y moralmente a las Farc, una milicia anciana devenida en comerciantes de personas y cocaína hoy en manos del guerrillero Timochenko. Otras fotos que impresionan son las del desquiciado de Pyongyang -ese que le declara la guerra al mundo cada dos meses y lanza misiles antes que se le exploten en las manos- en la inauguración de un zoológico de última generación para perros de todas las razas, o las del galáctico con Hussein, Khadafi, y aquellas con Lula, Kirchner y Fidel riendo de la entrega de Venezuela. Esas no se deben repetir nunca.  A marchar el jueves contra la locura pero sin locura. Ellos saben que ya nos los quieren y su venganza es comprar tiempo para perderlo. @mcarrillodeleon

Manuel Carrillo De León

Venezolano observador.
33 Artículos
mcarrillodeleon
mcarrillodeleon