Opinión
La víctima intolerable
Opinión

La victimización suele armar ingratas celadas. El andamiajede excusaspara enmascarar elrencor, los hinchados llamados a laclemencia, la monopolización de la empatía, el usufructo del propio sufrimiento para exigir reparos que apestan a retaliación, a menudoterminancediendo a la supuesta víctima el rol de verdugo. En virtud de una dinámica asentada en el beneficio que se extrae del horror,la manipulación del dolor padecido provee de una suerte de vacuna contra la crítica, e impide la transferencia de los apegos a otras opciones.No en balde el victimismo es un arma tan común en la política: la retórica del desagravio de los “excluidosde siempre”, la gesta del indignado que en nombre de sus igualeslibra batallas legítimas contra elopresor-otra formade asegurar la colaboración de terceros para deshacerse del adversario ideológico- se repite a lo largo de la historia, en todas las latitudes.Y sigue resultando poderosamente persuasiva.

 

Venezuela no ha sido la excepción, eso nos consta. La exposición a ciertosconstructos ideológicos inmersos en el mitodel “Buen salvaje” o la Teoría de la Dependencia,propinó tanletaldentelladaque nuestra psiqueno ha dejado de sangrar: y el chavismo supo bucear en tal reguero. Representante del simbólicotriunfo de los indignados,una vez en el poder (gracias a esa defensademagógica e irrestricta de las víctimas, “lugar común de todas las ideologías que por distintos motivos se disputan el favor de las masas“, como dice Eduardo Botero)nuestro“buen revolucionario”fraguóa punta deomisiones, falsificaciones y argucias su singular armadura, presta para la demonización desus enemigos. Bajo la consigna del “No volverán”, la predicación de una memoria justiciera e inclemente que lanza alantagonistatodos los fardosdel pasado -todos,aún los más improbables- y la pretensión de hacer pagar al resto por el pecado de no acompañar sus vendettas, le ha permitido escabullirse, con más o menos éxito,a la hora de asumir la responsabilidad que le corresponde. Una clave en ese proceso ha sido apostar a la macrosis del trauma: e invocar la lástima,el “efecto underdog”,la solidaridad automática,para que el colapso emotivo impidiese apreciar con claridad todo el paisaje. Pero el fiasco tras la promesa de redimir a esos marginados que se decía encarnar –el menú de penuriasde la población venezolana alcanza hoy ribetes dantescos- ha hecho que el juego de la victimización del Estado resulte cada vez menoscreíble.

 

Es inadmisiblesolidarizarse con quien urde tu sufrimiento. Sería un contrasentido, una patologíaque sólo atiende ala confusión de las víctimas respecto al distorsionado poder que sobre ellas ejercen sus maltratadores. Un régimenabusivo e impopular, sin embargo, corroído por los catastróficosresultados de su gestión, desvestido por escándalos antecuyas secuelas pocos gobiernos en el mundo sobrevivirían (no los democráticos, al menos); convertido en el despiadado sayónde sus gobernados, se resiste a abandonarlatrincherade la martirización permanente.Unaópera bufa,cruel. Los tozudosvictimarios, incapaces de interpretar los reclamos de una mayoría con la que ya no logran identificarse, persisten en su rosario de coartadas, alertas a las prebendas que aún puedan extraer de eso que Norman G. Finkelstein llamó “la cultura de la victimización”.Tras la pista de la inmunización frente a la censura, del salvoconducto para disponer de su poder cómo y cuándo les convenga (algo que resultabaviable, ciertamente, en un marco de polarización como el que promovió Chávez a su favor; pero que desapareció con él, obviamente) los del gobierno optan por exhibir los inciertos tajos que infringen los “enemigos de la Patria”: la guerra económica, los fraudes de la derecha, los conspiración de las élites, los “vulgares secuestros” que orquesta el imperio, lasintrigasde Almagro en la OEA (“una campaña político-mediática sobre un estado miembro”, denuncia el embajador Bernardo Alvarez);el asesinato de un héroe de larevolución cuya ausencia, 40 años más tarde,restalla como un látigo espectral para castigar a más de una generación de opositores. “No soy yo, eres tú”: así la insoportable obligación termina mudada de sitio, como si con ello pudiesensaldar la deuda con una sociedad que alguna vez los honró con su confianza.

 

Entre aquellosa quienes disgusta ser oprimidos, hay muchos que gustan deoprimir“, sentenciabaBonaparte. Cuando tras la búsqueda de justicia sólo palpita un atávicoresentimiento, laagreste necesidad de compensar a como dé lugar las propiascarencias y apetitos, es improbable que aquella víctima de prontoungida de mandologre superar sus laberintosparadarle equilibrado uso a su poder.Hemos sido testigos de cómo el marketing del sufrimiento ha facilitado a algunos eseodioso status: pero no nos engañan.Lo cierto es que el cinismo del poderoso, la impostura de quien ni siquiera reconoceya el feroz rostro del hambre,resultafrancamente intolerable.

 

@Mibelis

 

 

Mibelis Acevedo

72 Artículos
@mibelis
@mibelis