Opinión
Mi Candidatura
Opinión

Estoy comprometido con la lucha por lograr un profundo cambio político, económico y social por la vía democrática, que el pueblo de Venezuela y su futuro necesita con urgencia. Por tanto, no dejaré de estar activo políticamente hasta que logremos como nación ese objetivo.

Sin embargo, creyente como soy, de la importancia de darle oportunidad a las nuevas generaciones, promoví junto con otros dirigentes un cambio en la dirección nacional de Un Nuevo Tiempo incluyendo la Presidencia Ejecutiva que yo venía ejerciendo por siete (7) años, manteniéndome como miembro de la dirección con el propósito de contribuir con las nuevas autoridades en su misión. Además asumí el pasado mes de Enero la Presidencia de la Fundación Democracia Social desde la cual junto a un buen equipo venimos trabajando en la definición de un nuevo modelo de desarrollo que inspirado en las banderas de la Democracia Social se constituya en la alternativa al Socialismo del Siglo XXI, el cual será sustituido  con el apoyo de la gran mayoría del pueblo que ya comprobó el fracaso de quienes hoy gobiernan a Venezuela. En la misma dirección expresé hace meses mi decisión de no presentarme en esta oportunidad como aspirante a la Asamblea Nacional.

Estando en esa posición, hace apenas unas semanas recibí la solicitud sustentada de Un Nuevo Tiempo y de muchas personas representativas de Perijá y del Municipio Jesús María Semprum, en el sentido de que ante el retiro de la candidatura de Juan Romero actual Diputado de ese Circuito, era necesario que asumiera la misma, tanto por mi vinculación de toda la vida con esa importante zona del Zulia, como por la opinión de los solicitantes de que mi candidatura tenía la posibilidad de lograr la unidad de la sociedad democrática de ese Circuito, requisito fundamental para lograr el triunfo en el mismo, en vista de que otras alternativas planteadas no se habían podido concretar.

Ante ese planteamiento, y no estando dispuesto a eludir mis responsabilidades con el país, y con los pueblos que conforman ese Circuito, y menos en estos momentos tan difíciles que vive Venezuela, decidí asumir esta candidatura con la intención de hacer lo necesario para lograr la Unidad de todos los que en el Circuito 1 del Zulia quieren un cambio, que son la gran mayoría, con quienes voy a compartir una gran victoria el próximo 6 de Diciembre.

Además de las razones que mencioné anteriormente, recordé mi niñez viviendo en una pequeña finca que tenían mis padres en La Villa del Rosario, y mis luchas de toda la vida al lado de personas muy valiosas en todos los pueblos que componen ese Circuito. Es mi gente, que ya en el 2010 me dio su confianza cuando encabecé la lista de la Unidad por el Zulia. No les puedo fallar, y espero contar con ellos para triunfar juntos.

Adelanto el propósito de la Unidad Democrática de iniciar el cambio político, poniendo a la actual Asamblea Nacional al servicio del pueblo, y no al servicio de un gobierno nacional que ha traicionado sus compromisos, incluso con sus electores. La actual Asamblea Nacional no es un Poder Legislativo que controla la corrupción y vela por el buen uso de los dineros públicos. La han convertido en un Poder arrodillado a los intereses de la cúpula que gobierna de espaldas a los intereses populares.

Sabemos muy bien que el primer problema que afecta a los pueblos de ese Circuito del Zulia es el desabastecimiento y la escasez, que es un problema que solo se resuelve a fondo apoyando la producción nacional para que haya suficiente oferta de alimentos y bienes;  La Villa, Machiques y Casigua, y sus alrededores, tienen uno de los potenciales más importantes para contribuir con el incremento de la producción si se les da el apoyo y las condiciones para trabajar y producir respetando los derechos de todos. De allí que estaremos al lado de los productores, de los trabajadores y de los campesinos, para que esos pueblos vuelvan a ocupar los lugares de privilegio que les corresponden en la producción nacional de alimentos.

Desde la Asamblea Nacional donde tendremos mayoría para lograrlo, impulsaremos las acciones para que se acaben la complicidad con la delincuencia y la impunidad que hoy mantiene aterrorizados a todos los que quieren trabajar y vivir honradamente. Trabajaremos por el logro de los recursos necesarios para la dotación de agua potable, un buen servicio eléctrico, vialidad en buenas condiciones, y el aporte nacional para enfrentar el problema de la basura que amenaza la salud de todos.

Aprobaremos una Ley de Amnistía para liberar a los presos políticos y para que regresen los exiliados. El cambio que nos proponemos creará las condiciones para que los que se han ido regresen, y la esperanza de que un mejor futuro iluminará todos los hogares de Venezuela.

Ese es mi compromiso.

Omar Barboza

47 Artículos