Opinión
MUD (350) PSUV (Constituyente): La hora LOCA, por Doriam González
Opinión

Por Doriam González – @Doriam_gon

Es muy normal encontrar en el hoy de rapidez informativa asociada a la tecnología como algunas “políticas” nacen y mueren con asombrosa rapidez, incluso algunas ni siquiera llegan a ejecutarse debido al poco talante democrático del que emanan.

Su peor enemigo es el ego, así mismo, pareciera que el ejercicio de lo político obnubila la mente de quienes deberían desarrollar gestiones para resolver la desesperante crisis de la mano de sus representados cambiándola por una gestión para fortalecer su “imagen” sin contenido, cual jabón de hotel que, aunque muy malos como producto no deja de aparecer como un servicio sin importar las estrellas.

Es menester para la clase política venezolana entender que el éxito de sus “políticas” lo define la ciudadanía, en otras palabras, la madurez social antes que la política puede abrir canales para viabilizar una apuesta de país consensuada con salida electoral. El mismo argumento sugiere que utilizar los mecanismos constitucionales -Constituyente/350- para atizar el conflicto los coloca en la misma línea: la destrucción de la calidad institucional y democrática del país.

Desde la óptica anterior se desprende la necesidad de la negociación política para consensuar con el ánimo de transformar la desesperanza en expectativa positiva de vida para el futuro, pues en el encuentro con el otro evidenciaremos que tenemos los mismos problemas y mejor aún podemos compartir el esfuerzo para resolverlo. Cuando somos accesibles a los demás estamos creando valor agregado para la sociedad en la que vivimos, impacta positivamente en todas las capas sociales y reproduce el sentido de comunidad, por tanto, la mejor oferta para el país es la convivencia social, totalmente opuesta a la hora loca de los extremos políticos del país que están utilizando la constitución para enfrentarnos como sociedad.

El binomio 350/constituyente es hijo de la soberbia que fundamenta la pobreza política que abunda en el país, cada extremo enuncia desde el discurso la convivencia social, pero intentando anular al otro, inclusive planteando su decapitación, ambos fijan sus altísimas expectativas en el poder nacional dejando de lado la realidad de al menos 335 municipios con un sinfín de expectativas tan propias de cada contexto que se hacen invisibles a los ojos de los supremacistas del poder

Aquí no van a mandar sólo que se opongan sino quienes se lo propongan, por esta razón es imperativo invertir el paradigma de lo nacional a lo local y justamente aquí radica la importancia de adoptar un modelo que incorpore a cada quien respetando sus sagrados intereses, creando oportunidades para capitalizar propuestas inteligentes y de interés común que no generen violencia pues la pagamos con los más jóvenes que algunos dirán que han sido héroes, aunque parecen más bien víctimas de la estupidez asociada a la praxis política.

El futuro del corto y mediano plazo está marcado no por su capacidad de subir en las encuestas con grandes discursos y poco contenido, para sostenerse en los difíciles tiempos por venir es necesario ser creativo y receptivo con el que está al lado, con el que piensa distinto y más aún con el indiferente que crece y crece todos los días.

Sofia Torres

556 Artículos