Opinión
PADRINO
Opinión

Por: Román Ibarra / @romanibarra

En declaraciones recientes, el Ministro Padrino López, repudia la conducta de los Estados Unidos al mantener el decreto ejecutivo del ex presidente Obama declarando a Venezuela como una amenaza ¨extraordinaria e inusual para su seguridad¨,  (…) e indicó que con un dictamen “así comenzó la invasión a Iraq y por eso también nosotros rechazamos” a los “factores internos” que hacen llamados a la intervención. Con esa actitud queda –otra vez- en entredicho su talante y condiciones para dirigir una entidad de tanta importancia para la democracia, como la Fuerza Armada Nacional (a secas, como reza la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela). Más adelante dice: Estamos reunidos aquí en el Comando Estratégico Operacional de la FANB (…) vamos a iniciar una vídeo conferencia” con “todos los comandantes de zonas operativas de defensa integral para evaluar todas las amenazas” contra Venezuela.

Según Padrino López, esas supuestas amenazas afectan la paz, “la estabilidad política y democrática” y la “integridad territorial” de Venezuela, y por ello, dijo que desde la FANB rechazan “todo intento de intervencionismo” en “cualquiera (que) sea sus instrumentos o mecanismos”.

Esos llamados, dijo Padrino López, “fracturan el espíritu nacional”, y “si en tiempos de dificultades” la nación no se une, entonces “estará destinada a la violencia”.

Con esas declaraciones, no queda más remedio que sentir pena ajena por un ciudadano a quien le toca la gran responsabilidad de dirigir a la Fuerza Armada, y lo haga con tan mediocre desempeño. Hay que decirle al Ministro, que los EEUU emitieron ese decreto de manera soberana, y nuestro país no hace nada para tratar de desmentir las razones que lo llevaron a emitirlo, sino que por el contrario, se dedica solo al insulto y a propagandizar una condición de víctima que no existe.

Por otro lado, las únicas amenazas contra Venezuela son dirigidas desde Miraflores contra la población, en vista de que cada día se hace más difícil acceder a los alimentos y medicinas; se cierran las posibilidades de expresarse libremente; se impide la protesta cívica y pacífica; se dificulta la existencia de partidos políticos; se hace imposible controlar la inseguridad; se pierde nuestro territorio; se cancelan los procesos electorales, y todas esas tareas son propias del gobierno que él acompaña, y todavía no se le escucha decir nada al respecto.

La nación está dividida porque ellos los comunistas se empeñaron en dividirnos entre ¨revolucionarios¨, y escuálidos, o ¨apátridas¨; el espíritu nacional está fracturado porque ellos se entregaron a Cuba para que nos chuleara y colonizara, y todavía no se oye una palabra de Padrino López para mostrar su desacuerdo con esa traición. Al contrario, viajó a Cuba para mostrarse muy obediente y genuflexo frente al hoy extinto dictador Fidel Castro, en fotografías que dan vergüenza.

No ha habido –como él señala- ningún factor interno que esté llamando a que nuestro país sea intervenido; solo se ha dicho que el país necesita retomar el hilo constitucional para que cesen las violaciones a los DDHH de todos nuestros compatriotas y haya acceso a alimentación; medicinas; elecciones libres; libertad de expresión,  de tránsito, y defensa de la vida y bienes de los ciudadanos, entre otros derechos. Pero en vista de que su gobierno no resuelve esos graves problemas, se hace necesario que organismos como la OEA tomen cartas en el asunto, toda vez que somos parte de esa entidad, así como también suscriptores de la Carta Interamericana Democrática. Sea responsable Ministro, y aléjese de quienes hoy humillan la condición humana del venezolano.

 

Roman Ibarra

26 Artículos