Opinión
Pérez Jiménez, a la FAN: “Si Ustedes me apoyan, me quedo”.
Opinión

Derrocamiento y exilio de Rómulo Gallegos

 

El 15 de febrero de 1948 asume como presidente de la República el escritor Rómulo Gallegos, quien había ganado la primera elección universal, directa y secreta que se había realizado en Venezuela. 

 

Lo bueno dura poco, ocho meses después, el 24 de noviembre de 1948, el alto mando militar sorprendió al confiado presidente y le dieron un golpe de estado. Es nombrada una Junta Militar de Gobierno, un triunvirato encabezado por Carlos Delgado Chalbaud (militar asimilado), como presidente, acompañado por  Marcos Pérez Jiménez (militar de academia) y Luis Felipe Llovera Páez,  quienes toman las riendas y deciden el destino del país. 

 

El presidente Rómulo Gallegos es recluido en la Escuela Militar, luego es deportado a Cuba con su esposa Teotiste y su familia.  Muchos de los dirigentes políticos opositores pasaron a la clandestinidad, otros a la cárcel sufriendo severas torturas, otros al exilio, las calles se bañaron en sangre, los partidos Acción Democrática (AD) y el Partido Comunista (PCV) fueron ilegalizados, solo Copei y Unión Republicana Democrática (URD), actuaron en una semi legalidad. En dicha junta, afloran las diferencias políticas y se acentúan entre Delgado Chalbaud y Pérez Jiménez.

 

Asesinato del presidente Carlos Delgado Chalbaud

 

El 13 de noviembre de 1950, se ejecuta el único magnicidio en la historia venezolana,  es asesinado el presidente Carlos Delgado Chalbaud  por una banda que lo había secuestrado dirigida por Rafael Simón Urbina, las causas que motivaron ese magnicidio nunca pudieron conocerse, ya que al día siguiente de la captura de Urbina, que estaba herido en una pierna,  fue llevado a la cárcel del Obispo, de allí funcionarios de la Dirección de la Seguridad Nacional, lo sacaron del calabozo y apareció muerto con un tiro en la cabeza, alegaron intento de fuga. 

 

Venezuela era un país gobernado por los caudillos, por eso Rómulo Gallegos apenas lo dejan gobernar ocho meses, Delgado Chalbaud se gana la simpatía de la clase política, tanto, es así, que en 1949, Jóvito Villalba y Rafael Caldera le proponen que convoque a unas elecciones para elegir una Asamblea Constituyente, que de haberse realizado, Delgado Chalbaud tenía consenso para ser presidente de la República, a los fines de estabilizar políticamente el país. 

 

Con la muerte de Delgado Chalbaud, se generó una crisis política que trajo como consecuencia la reorganización de la Junta Militar, la cual fue convertida en una Junta de Gobierno, el asesinado presidente fue sustituido por el diplomático German Suarez Flamerich. Los historiadores han especulado mucho sobre ese magnicidio, la mayoría dirige la vista hacia Marcos Pérez Jiménez como presunto autor intelectual del secuestro y posterior asesinato del Presidente.  

 

La dictadura necesita legitimarse

 

En la Junta de Gobierno, si bien era cierto que el presidente era Suarez Flamerich, todos sabían que quienes mandaban eran Pérez Jiménez y sus esbirros, quienes mantenían la represión a los adversarios políticos y a los disidentes, quienes eran encarcelados o salían al exilio, los partidos políticos eran inhabilitados; ante esta realidad necesitaban dar muestras de democracia, que la comunidad internacional los aceptara. Con ese cuadro político, la Junta de Gobierno convoca a elecciones para el 30 de noviembre de 1952, para elegir los diputados a la Asamblea Constituyente, que luego en una elección de segundo grado elegiría al presidente  provisional de la República.

 

El 27 de noviembre el día de cierre de campaña, los tres partidos políticos participantes en el proceso con sus candidatos en todas las regiones del país, estaban representados por Jóvito Villalba y los Urredistas, Rafael Caldera y sus copeyanos, y el partido de gobierno Frente Electoral Independiente (FEI), con Marcos Pérez Jiménez como candidato presidencial.  Los adecos y los comunistas están inhabilitados y no participan oficialmente en las elecciones, sus partidarios mayoritariamente votaron por URD.

 

El Fraude electoral

 

El 30 de noviembre de 1952 se realizan las elecciones sin mayores contratiempos, el pueblo salió masivamente a votar, querían salir del oscurantismo. El conteo era manual y en el transcurso de la tarde se fueron dando resultados parciales, las cuentas daban ganador a URD, el FEI, no levantaba. Fueron suspendidas todas las noticias relacionadas con los resultados electorales, la Junta Militar asumió el control electoral. Pérez Jiménez, ordenó a los miembros del Consejo Supremo Electoral que alteraran los resultados, éstos no obedecieron, estaban en desacuerdo y 11 de los 15 miembros se negaron a avalar el fraude y renunciaron. Fueron nombrados nuevos miembros.

 

El 2 de diciembre Marcos Pérez Jiménez se reúne con las Fuerzas Armadas, quienes le muestran los resultados extraoficiales que daban ganador a Jóvito Villalba (URD) con 1.198.000 votos; FEI, con 403.000 votos y Copei con 306.000 votos. Pérez Jiménez, les dice: “Si Ustedes me apoyan, me quedo”. Desde ese momento decide gobernar con las fuerzas armadas y echa adelante su proyecto político. Ese mismo día es nombrado presidente provisional de Venezuela. Jóvito Villalba y otros dirigentes fueron embarcados en un avión rumbo a Panamá. Marcos Pérez Jiménez participó en dos golpes de estado y se mantuvo en el poder durante 10 años. Su mandato empezó por la vía insurreccional con el golpe de estado, se legitimó con el fraude electoral de 1952, y el pueblo lo tumbó el 23 de enero de 1958, cuando salió huyendo en su avión (La vaca sagrada). Así terminan los tiranos que oprimen los pueblos, su final es el desprecio y el aborrecimiento.

 

En noviembre de 1977, Jóvito Villalba hizo una reflexión pública: “Si yo, en lugar de dedicar tanto tiempo a arengar al país en pro de la política de unidad y a favor de la concurrencia a los comicios, sobre todo por la negativa de AD –pues era imprescindible convencer a su militancia-, hubiera dedicado tiempo al trabajo con los militares, Venezuela habría cambiado el 30 de noviembre. El trabajo con los militares era la gran tarea. En el seno de las Fuerzas Armadas Nacionales había oficiales y soldados institucionalistas”, dijo.

Mario Valdez

9 Artículos
@marioevaldez
@marioevaldez