Opinión
PRESIDENCIALES ADELANTADAS
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

 

Como era de esperarse, el atajo de malandros que (des) gobierna el país, ordenó a la ANC fraudulenta y chimba el adelanto de las elecciones presidenciales para antes del 30 de abril, violando con ello la Constitución vigente, una vez más.

Ello, como es obvio, significa la respuesta salvaje y primitiva de Maduro y compañía a las sanciones aplicadas por la Unión Europea contra siete funcionarios oficialistas por sus presuntas vinculaciones con la corrupción,  el tráfico de drogas, y el lavado de dinero.

Con esta ¨jugada¨ el gobierno le da una patada a la mesa de negociaciones en República Dominicana, demostrando otra vez que su deseo no es alcanzar la gobernabilidad, sino la humillación de los factores de oposición, y desde luego la dominación a perpetuidad del pueblo venezolano, sin importar lo que piensen los factores internacionales.

Muy poco les importa el aislamiento de nuestro país, ni la crisis alimentaria y de medicinas que existen en Venezuela producto de su pésimo modelo económico que nos ha llevado a la ruina general, mientras los jefes del gobierno se llenan los bolsillos y sus cuentas bancarias en el mundo entero con dinero mal habido, tanto de la corrupción, como del narcotráfico.

Prefieren atropellar cualquier entendimiento, si con ello siguen secuestrando las instituciones para lograr el cometido de perpetuarse en el poder, aun a expensas del hambre, la pobreza y la muerte de nuestra gente. No tienen alma!

Por fortuna, la comunidad internacional tiene muy claro lo que han hecho desde el gobierno de Venezuela, y la presión que puedan ejercer, junto a otras sanciones que apliquen a los miembros del oficialismo los obligará a pensar, y calcular sus intereses y futuros pasos.

Lo cierto, es que más allá de lo actuado, obligan a que la oposición venezolana –todavía ensimismada con las sucesivas derrotas y divisiones- resuelva que hacer para enfrentar este nuevo desafío, si en efecto está dispuesta a ello.

Hay quienes piensan que el camino más democrático es la realización de elecciones primarias, tal como han anunciado algunos partidos de oposición; y otros pensamos que la circunstancia actual no da para actuar como si el país estuviera en condiciones de normalidad.

Las primarias serían ideales en un país democrático, con instituciones independientes, y un estado de fluidez económica. Pero no es ese nuestro caso; estamos frente a la peor situación de nuestra historia, y no podremos salir de ella, sino con una unidad real de todos los factores de oposición y la disidencia del oficialismo, mediante unos acuerdos expresos de gobernabilidad; un gobierno de unidad nacional; de amplia inclusión, y con un candidato de consenso con el más amplio respaldo político; económico; militar, e internacional, porque va a requerir una muy amplia legitimidad para llevar adelante el duro trabajo de revertir todo lo que el comunismo destruyó en 19 años.

Nadie ha dicho que la tarea sea sencilla, pero a pesar de su complejidad, es preferible fajarse a buscar esas condiciones, y no  unas primarias hechas a la carrera que dejen heridas, y nos lleven a una candidatura maltrecha que le ponga el camino muy fácil al gobierno para ganar las elecciones y repetir con su ejercicio la maldición que hoy nos tiene hundidos hasta el fondo.

El hambre, la miseria, y la decepción de los ciudadanos no pueden seguir esperando. Tenemos que darle respuestas y salidas prácticas, y urgentes.

Nuestros compatriotas no perdonarían, luego de la decepción y estafa del chavismo, un nuevo abandono u olvido de sus ya postergadas demandas.

Agradecemos a la dirigencia opositora un ejercicio de generosidad, y desprendimiento. Unidad, y Consenso!!

 

Roman Ibarra

68 Artículos