Opinión
Presidenciales: provocación y desafío
Opinión

Hay que comenzar señalando que la convocatoriaunilateral e inconsulta a los comicios presidenciales por parte de la asamblea constituyente es ilegal. Ese cuerpo se arrogó competencias exclusivas del Poder Electoral, único órgano facultado por la Constitución -artículo 293- para llamar a elecciones. Esta limitación legal la conocen Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello. ¿Por qué, entonces, cometen esa arbitrariedad?

Lo hacen con el vanopropósito de reafirmar la autoridad de la cuestionada asamblea,dinamitar las negociaciones que venían teniendo lugar en República Dominicana, y desafiar la comunidad internacional, que desde hace añosacompaña a la oposición en su demanda por elecciones libres y transparentes, la defensa de los derechos humanos, la apertura de un canal humanitario, la liberación de los presos políticos y el levantamiento de las inhabilitaciones.

La agenda de Santo Domingoincluyeesos temas. El más importante se relaciona con la fijación del cronograma electoral para  la escogencia del Presidente de la República y la definición de las condiciones en las cuales debería transcurrir el proceso. Son ampliamente conocidos los enormes abusos cometidos por el régimen en cada cita electoral.Se pudo conocer que en la isla antillana se habían logrado algunos preacuerdos promovidos por los cancilleres, con el propósito de obtener algunas mejoras en las  condiciones electorales.Maduro y sus colegas ignoraron esas proposiciones, luego de haberlas acogido favorablemente, y se lanzaron con una fecha que no había sido acordada en ninguna instancia de discusión.  La propuesta de la constituyente consiste en realizar los nuevos comicios en peores condiciones a las que existían antes de que comenzara la ronda de conversaciones. Se burlaron de los cancilleres y de los negociadores venezolanos.

La iniciativa constituye una reacción premeditada a las sanciones adoptadas por la Unión Europea contra los funcionarios y dirigentes gubernamentales. El régimen decidió encarar la presión latinoamericana y mundial. Es Maduro solo contra el mundo. Los grupos extremistas del Psuv, entre los cuales se encuentra el propio mandatario, decidieron doblar la apuesta. Optaron por enfrentar la opinión pública internacional y restarles valor a las penasaplicadas. Se trata de un desafío. La reacción internacional ha sido categórica. El Grupo de Lima, la OEA, los Estados Unidos han condenado sin atenuantes el llamado de la constituyente. Vendrán nuevos y más  severos castigos. Los intransigentes maduristas tendrán que entender, de por las buenas o por las malas, que las dictaduras, aunque tengan un tinte electoralista, no son bien vistas en el mundo actual.

Con la medida de convocar los comicios presidenciales el régimen también intenta distraer un poco la atención sobre la grave crisis económica y social que sacude a la nación, y al impacto producido por la masacre de El Junquito. El exterminio de Óscar Pérez y sus acompañantes convirtió al régimen de Maduro en el blanco de ataque de todo el mundo democrático. La condena ha sido universal. El anuncio de las elecciones no ha disminuido la intensidad de las críticas, pero sí su perfil. Los ataques no son ahora por “carnicero”, como lo llamóDer Spiegel, la influyente revista alemana, sino por autócrata. La hiperinflación, la escasez y el desabastecimiento pasarán a un segundo plano por algunos días, mientras se atenúa el impacto de la noticia.

La pregunta clave es cómo reaccionar racionalmente frente a la provocación deliberadaurdida por Maduro. Ya conocemos cuán dura ha sido la reacción en elplano internacional. Este es un punto de referencia fundamental. Sin embargo, conviene considerar el siguiente dato: la asamblea nacional constituyente también ha sido cuestionada por esos mismos organismos, pero allí permanece. El contexto internacional es importante, pero no puede convertirse en el único criterio para evaluar lo que la oposición debe hacer.

El respaldo de la comunidad internacional, especialmente de los países acompañantesdel diálogo, debe ser utilizado por la oposición para tratar de lograr que se difiera la fecha de los comicios, se establezca un calendario comúnmente acordado y conseguir mejores condiciones, con presencia internacional, como hubo en el pasado. Dada la condición de aislamiento y debilidad financiera del régimen, esas conquistas pueden  alcanzarse.

Lo peor que podría sucederle a la oposición es que se divida. Si se fracciona no podrá obtener el triunfo, en el caso de que un grueso sector decida acudir a los comicios con las condiciones fijadas por el régimen; ni podrá capitalizar la abstención, en el caso de que un alaextensa opte por inhibirse. La unidad férrea es la única garantía de hacerle pagar al gobierno su arrogancia e irresponsabilidad.

Las respuestas destempladasconducirán a una inevitable derrota. Estamos en presencia de una provocación calculada, ante la cual hay que actuar con frialdad. El gobierno tomó un camino peligroso que consiste en desafiar la comunidad internacional en medio de un cuadro interno y globalcrítico.  El reto es cómo aprovechar semejantetemeridad.

@trinomarquezc

Trino Marquez

100 Artículos