Opinión
QUE EL PUEBLO DECIDA
Opinión

Por: Román Ibarra

@romanibarra

Para: Diario 2001

En entrega anterior hemos dicho que la propuesta del dictador Maduro, acerca de una pretendida Asamblea Nacional Constituyente Comunal, no es otra cosa que una estafa de esas a las que nos quieren acostumbrar los comunistas del radicalismo del PSUV, y su régimen.

Por fortuna, para el 90 % de la ciudadanía –los que repudiamos a Maduro y su combo- está muy claro cuál es el verdadero objetivo que persigue, y no es otro que la perpetuación en el poder por la fuerza, y con ello evitar hacer elecciones regionales, municipales, y de cualquier tipo, a pesar de que se sabe sin ningún apoyo popular; esto es la aniquilación de la Constitución y también de la República, para convertirnos de manera definitiva en la sucursal de la dictadura cubana, lo cual, le ha sido ordenado por su amos, los Castro.

Difícil propósito, en vista de que todo el pueblo de Venezuela, lo cual incluye a quienes antes siguieron al oficialismo, hoy están junto a nosotros inequívocamente del lado de la defensa de la Constitución, y la democracia que ella recoge en su texto. Siguen sumándose voces disidentes del oficialismo  –calificadas en el ámbito institucional, político, jurídico, y artístico- en la defensa de la constitucionalidad, y en el respeto de los derechos humanos. Es evidente que cada día les quedan menos apoyos –interna e internacionalmente- a estos bárbaros del radicalismo del régimen, quienes con su actuación han demostrado su verdadero talante dictatorial, corrupto, hambreador, cobarde y asesino.

El mundo civilizado sigue reclamando respeto a las normas constitucionales en nuestro país, mientras el régimen intenta aislarnos para procurar consolidar su condición totalitaria, y con ello encerrarnos a todos dentro de su puño para lanzarnos migajas cual perros hambrientos, y ¨obedientes¨.

Se volvió a equivocar Maduro y quienes le empujan en esa locura dictatorial, pues no hay fuerza bruta que pueda con la voluntad del pueblo venezolano, que decidió no someterse a los designios de un tirano, y por el contrario resiste con fuerza democrática para evitar el yugo criminal del hampa comunista, y militarista.

Apoyados en la razón política, y jurídica que nos otorga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, seguimos en la lucha por conquistar lo que ha sido la agenda diseñada por la MUD, rogándole a Dios para que estos desalmados se sensibilicen un poco, y eviten más derramamiento de sangre inocente. Lo hemos dicho reiteradas veces, la agenda es: ayuda humanitaria urgente para nuestro país; liberación de los presos políticos; elecciones vencidas y por vencerse (gobernadores, y alcaldes); destitución de los magistrados golpistas del TSJ; reconocimiento pleno a la AN, y si quieren un acuerdo para resolver la crisis más ampliamente, convoquemos elecciones generales anticipadas.

Sin ello, nada es posible, porque cualquier cosa que intenten fuera de la Constitución es un fraude, cuyo repudio está garantizado.

A nuestra dirigencia política de la MUD, el más amplio apoyo, pero también el reclamo más cordial por el sostenimiento indeclinable de la unidad; la más amplia discusión, y participación de todos los sectores de la política, la economía y la sociedad, para garantizar la democracia en la toma de decisiones y la eficacia en la acción.

No podemos dudar ni por un instante de que el enemigo no es otro que el comunismo militarista y fascista que encabeza Maduro.

Ya ellos soltaron sus cartas tramposas, y ya también se las hemos desmontado con argumentos política, y jurídicamente sólidos. Ahora, tendrán que someterse a las reglas de la Constitución y que el Pueblo decida; atrévete Nicolás, no arrugues!!

Roman Ibarra

30 Artículos