Opinión
REBELIÓN EN TACHIRISTÁN
Opinión

“Todos somos tachirenses, es el mensaje que me llegó. Yo no lo soy, pero estoy con ellos” @FernandoMiresOI  / Dedicado a las valientes madres de Tachiristán en el extremo del país

ELIBETH EDUARDO  / @ely_e

Probablemente lo único que impidió que Maduro se presentara en la FAO para que el mundo reconociera que la “política alimentaria” de su gobierno ha reducido la tasa de sobrepeso y obesidad en el país sea la rebelión de madres del estado Táchira del pasado 5 de julio, cuya consecuencia primaria ha sido que casi 150.000 tachirenses hayan logrado paliar la amenaza del hambre en la colombiana ciudad de Cúcuta.

Y es que, aunque la Fedecámaras regional afirma que hubo un “cruce” previo, la acción de las “Damas de Blanco” ha provocado estampidas parecidas a las vistas durante la caída del Muro de Berlín. Los números sobrecogen: mientras El Tiempo habla de 15.000 personas, Caracol señala 35.000 para el 10J. Ambas cifras quedaron pálidas tras las 100.000 estimadas para el fin de semana del Carmen.

Lo más impresionante es que estas multitudes hayan cruzado para comprar (no pedir) comida y medicinas: Bs. 700 millones pagados en compras ese domingo 10J desnudan la magnitud de la crisis humanitaria de Venezuela.

Cucuta.jpg

CUANDO LA MENTIRA ES OFICIAL. Para los creadores de “La Revolución no será televisada” ha sido un golpe demoledor el que el mundo sepa que “El fracaso y la hambruna tampoco llegan a la televisión” pero, esta vez, gracias a que el gobierno no permite la disidencia de los medios.

El emperador, sin embargo, quedó tan en cueros que solo el gobernador del Táchira – célebre por sus declaraciones delirantes – pasó a la historia por insistir toda la semana en: a) que no se repetiría la “concesión”, b) ni habría canal humanitario y; c) que la frontera se abrió porque la multitud no sea iba, el 16 como el 17. Fin de la cita.

El conductismo le legó a la Humanidad una ley que el gobierno – al parecer – desconoce: la “conducta reforzada no se extingue”, por lo que, tachirenses o no, a quienes las cuentas le den harán cola frente a la frontera. Punto.

Este canal humanitario extraoficial no salva, sin embargo, a los tachirenses más pobres de las colas en supermercados y CLAPs: Colombia es más barata que los bachaqueros, pero está fuera del alcance de quienes ganan sueldo mínimo.

La apertura deja espacio para que lleguen más alimentos a quienes menos tienen, siempre que no los pasen a Colombia, con todo y los sellos de los CLAPs, como se ha denunciado.

Tachiristan-en-Cucuta-10J.jpg

EL RECUERDO DE LAS MALVINAS. La otra respuesta del gobierno a las Madres de Blanco ha sido declararle la guerra a la escasez, con el ministro de la Defensa a la cabeza de un Comando Mayor Operacional “cívico-militar”.

Por supuesto, el argumento es que la Misión de Abastecimiento Seguro y Soberano (MASS) repotencia a los CLAPs mientras el VP Isturíz señala la dirección opuesta: una tarjeta para subsidiar en forma directa a 500 mil familias. Dos palabras: demasiado pocas.

Más allá de las contradicciones, el General en Jefe no ha sido preciso: las FAN encabezan esta misión para GOBERNAR en el tema de puertos, producción y distribución. Por ahora.

¿Coincide Padrino con Ramos Allup aunque sin decirle (aún) bandidos a los anteriores funcionarios de estas carteras? Auch.

Todo parece indicar que, ante la rebelión de Tachiristán, el partido militar exigió más poder antes de seguir cargando el sambenito de la represión que, en el Delta y Cumaná, los dejó como los malos de la película.

El país sensato no puede sino pedir que realmente no crean en la “guerra económica” y, mucho menos, que la pueden ganar.

No es así, como lo descubrieron los coroneles argentinos en los 80s, a costa de la ruina del país.

La transición empezó el 6D. Pero la hambruna (y su carga de lesa humanidad) es opcional y depende de que los militares revivan la derrota de Las Malvinas o pasen a la historia como lo que son: los garantes de la república.

Y esto con o sin revocatorio este año, en caso de que quieran más tiempo estabilizar al país. La pregunta es: ¿solos o con la oposición?

Hagan sus apuestas.

Dossier 33

16118 Artículos